Una de los mayores atractivos de este mundo es la gran diversidad que existe, y que nosotros seamos capaces de apreciarla. Las costumbres no son iguales en todos los lares del globo, ni la forma de entender las cosas o describirlas. Y aunque algunas cosas sean homogéneas para todos , siempre existen algunas diferencias. El nombre de las compañías automotrices, por ejemplo, difieren en su pronunciación según la zona del planeta en la que uno se halle.

En el caso de las marcas de coches, tampoco es una excepción. En España hay modelos que se pronuncian de cierta manera, mientras que en Reino Unido se pronunciarán de otra y Alemania también. En su día vimos cómo habría que pronunciar el nombre de las empresas japonesas, o cómo hay qué decir “Porsche” correctamente. Pero demos la vuelta a la tortilla, y en lugar de ver una veamos la forma en la que los chinos enuncian algunas marcas automotrices, algunas más conocidas que otras, pero que poco tiene que ver a lo que aquí acostumbramos.

Si te digo que Ferrari se lee “法拉利” o que Renault hace lo propio con “雷诺”, lo más probable es que te quedes igual que estabas, salvo que hayas recibido una docencia en el idioma del gigante asiático. Pero si te digo que el primero se pronuncia “Fa-la-lì” y el segundo “Léi-nuò”, tal vez empiece a quedar un poco más claro. “A-er-fa-luó-mì-ou” es Alfa Romeo, “Ma-sha-la-dì” es Maserati, “Lán-bó-ji-ni” es Lamborghini y “Mài-kai-lún” es McLaren, al menos de acuerdo con un video que muestra a una mujer china leyendo varias marcas y modelos de una revista.

¿Y para qué nos puede servir saber esto? Además de por curiosidad y un poquito de culturización, la República Popular tiene el mercado de automóviles más grande del mundo, con el pico alcanzado en 2017 cuando se vendieron no menos de 27.562.708 vehículos, según la base de datos de CarSalesBase, de un total de 95,2 millones de unidades matriculadas en todo el mundo. En comparación, 17.241.387 fueron entregados en Estados Unidos durante ese mismo año. Y aún con esas, en Europa no es que sepamos demasiado acerca del mercado chino.

Lo que sí sabemos con certeza es que está experimentando un cambio. Con la enorme población que hay en China, el número de automóviles, naturalmente, continúa aumentando a un ritmo estable, lo que trae importantes embotellamientos y enormes nubes de contaminación en las grandes ciudades. Los nuevos vehículos que se han estado desarrollando y se desarrollarán en el país se han volcado de lleno con las baterías eléctricas, lo que en partes es una solución para evitar empeorar la contaminación ambiental.

Fuente: M G

Vía: YouTube

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta