Reglas de esta curiosa competición de váteres: realizar dos pasadas, de ida y vuelta. La velocidad que pasará a la posteridad en el libro Guinness de los récords serña la media de los dos registros obtenidos.

Esta es la única parte seria dela curiosa competición llevada a cabo en Australia, donde Jolene Van Vugt, famosa piloto de acrobacias en moto, logró alcanzar un promedio de 75 km/h sentada sobre una butaca de porcelana y con la cisterna como duro respaldo. Y listo. Ya hay en el Guinnes un nuevo récord del mundo de velocidad.

Si eres de los que sueñan con un medio de transporte tan útil (ya que evita parar en ruta), ni lo sueñes. Confórmate con ver este vídeo de su sonora hazaña:

Galería de fotos:

Ver galeria (4 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta