No hay duda de que el BMW M5 es una de las berlinas del momento. También uno de los modelos más rápidos que la marca alemana jamás haya fabricado. Este modelo monta un motor V8 biturbo de 4.4 litros que ahora alcanza los 600 CV y 750 Nm de par. Por si fuera poco, es la primera vez que un M5 monta tracción integral, aunque es totalmente configurable. Con estas credenciales, hay pocos rivales que le puedan hacer frente en aceleración.

Por lo tanto es de lo más absurdo plantearse que un SEAT Arosa diésel pueda ganarle en línea recta. El pequeño urbano de la marca de Martorell vio la luz en 1997 como un recambio al SEAT Marbella. Se trataba del modelo más pequeño al posicionarse por debajo del Ibiza y estuvo en el mercado hasta 2004, el SEAT Mii podría ser considerado como su sucesor. En diésel tuvo las mecánicas 1.7 SDI de 60 CV y la 1.4 TDI de 75 CV. Nada que ver con lo que traemos hoy.

En el vídeo realizado por Autocar hay que decir que el SEAT Arosa diésel ha hecho trampas. Se trata de una radical preparación para carreras de aceleración. El motor se ha modificado para llegar a una potencia de 550 CV y 880 Nm de par, además de reducirse el peso hasta solamente 800 kg, prácticamente la mitad que el M5. Por no hablar de esos neumáticos de drag que calzas sus ruedas delanteras y que dejan bastante claro que va en serio.

Como se aprecia en el vídeo, el duelo es bastante reñido. El BMW M5 toma la primera ventaja gracias a su tracción total, mientras que el SEAT Arosa se queda algo atrás mientras sus ruedas patinan. Sin embargo, con el paso de los metros, el pequeño urbano empieza a recortar distancia y termina cruzando la línea de meta antes que la berlina. Según las mediciones de esta prueba, el SEAT Arosa diésel es el ganador al hacer el cuarto de milla en 11,5 segundos y la media milla en 17,65 segundos. El BMW M5 no se queda demasiado atrás, pues hace el cuarto de milla en 11,6 segundos y la media milla en 18 segundos.

Fuente: Autocar

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta