Una vez más, Rusia nos trae un vídeo demostrativo tipo “aprende de lo que estás a punto de ver para que no te ocurra lo mismo”. Conducir un camión con los pies mientras tomas café, accidentes inverosímiles a los que los involucrados viene Dios a ver o un perro que roba coches. La tierra de las matrioskas es una fuente inagotable de anécdotas y sucesos inesperados, como este que estáis a punto de ver. En este caso, aprenderemos lo que ocurre si no revisamos la presión del aire de nuestras ruedas.

El principio del vídeo parece reflejar un típico día en una estación de servicio rusa. Un camión con una cámara grabando en el interior de la cabina se para, y durante unos segundos todo parece estar en calma. Es entonces cuando entra otro camión a escena y, sin más, uno de sus neumáticos sale despedido, provocando que hasta la cámara y el techo de la gasolinera retumben. Si os fijáis, es un buen método para quitar la nieve de un tejado. Para el final del vídeo, el triste neumático se aleja rodando sin rumbo.

Pero, ¿por qué ocurre esto? Las llantas o neumáticos pueden estallar por no prestar atención a la presión de aire. Cuando bajan las temperaturas debemos estar más atent@s, ya que baja alrededor de 0,5 bar por cada variación de la temperatura de 10 grados.

Un neumático a baja presión se desgasta más por el borde exterior, genera un excesivo calentamiento en el interior y puede reducir la eficiencia de combustible al aumentar la resistencia a la rodadura, además de pérdidas de adherencia, sobre todo con el firme mojado.

Otra de las razones por las que este camión hace temblar la gasolinera con esta explosión puede ser un exceso de carga, aumentando la fricción y con ello la temperatura. También se puede deber a una colocación errónea del neumático, que ha ido friccionando con otros elementos. El aire, como gas que es, se expande con el calor, y con el rodamiento hace que aumente la presión de los neumáticos. Si además ya estaban muy inflados anteriormente, no soportarán la diferencia de presión interna con la externa, y explotarán. Y quitarán la nieve del tejado.

Pero mejor que no lo intentéis en casa.

Vía: Jalopnik

2 COMENTARIOS

Deja una respuesta