Hoy en día parece impensable la conducción por parte de solo una sección de la sociedad ¿solo conduciendo hombres o viceversa? Se hace absurdo pensarlo pero el caso es que el uso del coche por parte de las mujeres no tiene tantos años como parece. De hecho, todavía existen mujeres a las que se les está vedada la conducción, como es el caso de Arabia Saudí donde tienen prohibido conducir.

La primera mujer en realizar al volante fue la esposa del empresario Carl Benz, Bertha Benz, quien catapultó el invento de su marido al éxito al convertirse en la primera persona en realizar un recorrido largo en un vehículo. En 1888, recorrió un total de 106 kilómetros repostando por primera vez, en la que ha pasado a ser la primera gasolinera de la historia.

Veintiún años más tarde, en 1909, la americana Alice Huyler Ramsey se convertía en la primera mujer en recorrer Estados Unidos de costa a costa. Un viaje que realizó con otras tres féminas, dos cuñadas y una amiga, que le acompañaban en el viaje. Pasaron 59 días en carretera hasta completar los 5.794 kilómetros que separan Manhattan, Nueva York, y San Francisco. Entonces aún no existía la Ruta 66.

Después de tan solo dos clases de conducir, Huyler Ramsey manejaba el Maxwell Roadster que le había regalado su marido con total soltura. Contaba tan solo con 22 años cuando decidió realizar lo que por aquel entonces se consideraba una hazaña y hoy se mencionaría de pasada en cualquier comida familiar.

Los tiempos han cambiados pero para esta mujer la conducción era algo más que solo un medio con el que trasladarse a sitios, su cita más famosa dice que “la buena conducción no tiene nada que ver con el sexo, tiene que ver con lo que hay por encima del cuello”, es decir, algo más allá de los sentidos, algo más intelectual.

No había límites para estas cuatro jóvenes, y menos si iban con Huyler que no se le caían los anillos en cambiar una rueda. Con toda esta maña y entusiasmo, la marca Maxwell puso sus ojos en la joven con expectativas publicitarias. Los empresarios le propusieron conducir uno de sus coches a través del país para demostrar la durabilidad y lo fácil de reparar que era. Dejando de lado el carácter machista que tiene la idea de “si una mujer lo puede hacer, todo el mundo lo puede hacer”, la idea era lo que Alice deseaba y respondió con un claro “sí” a esa propuesta.

Empezaron el recorrido un 9 de junio de 1909 y contaron tan solo con 244 kilómetros de carretera propiamente asfaltada. Siguiendo los mapas cedidos por la Asociación Americana del Automóvil y siguiendo algunos palos de teléfono hasta llegar a una población, en el camino se encontraron con un grupo de sheriffs en busca de un asesino, sufrieron las chinches que les atacaban en los hoteles de carretera, y fueron rodeadas por un grupo de nativos americanos que iban de caza.

Una aventura que ninguna de ellas podría olvidar y en la que Hyley Ramsey llevaba la voz cantante realizando todas las operaciones que tenían que ver con el coche. En total, tuvo que cambiar 11 ruedas, limpiar bujías, reparar el pedar de freno y otras tantas reparaciones.

El 7 de agosto de 1909, el cuarteto llegó a San Francisco aclamado por una multitud espectante del final de la histora. Ramsey volvería a conducir otras 29 veces a lo largo y ancho del país durante su vida. Su nombre pasó a formar parte del paseo de la fama de la automoción y escribió un libro sobre su viaje titulado “La primer mujer del viaje del viaje del automovil”.

Fuentes: Automobile Hall of Fame, New Jersey Women History , Wikipedia
Galería de fotos:

Ver galeria (4 fotos)

1 COMENTARIO

Deja una respuesta