Si hay un vehículo protagonista de este año 2014 ese es el Ford Mustang. Por un lado, el primer coche diseñado siguiendo más los criterios del marketing que las consideraciones técnicas, haciendo caso a las acertadas ideas de Lee Iacocca, cumple 50 años. Qué más daba que tuviese una mecánica primitiva: era robusto y su línea cautivaba a primera vista. Por otro, este año llegará por primera vez al mercado europeo el nuevo Ford Mustang.

Ford echará toda la carne en el asador para conmemorar este medio siglo del Ford Mustang. Y uno de los eventos más sonados tendrá lugar en Nueva York los días 16 y 17 de abril. Será entonces cuando se celebre el Salón Internacional del Automóvil en la ciudad norteamericana y, durante esos días, un Ford Mustang estará en la planta 86 del emblemático rascacielos Empire State. Y ojo, que no será la primera vez que un Mustang escale hasta allí. Ya lo hizo en 1965.

How Ford Put a 1966 Mustang Atop the World’s Tallest Building ¿Cómo subió un Ford Mustang hasta allí?

En 1965 Ford quería promocionar el primer Ford Mustnag descapotable de la historia y se le ocurrió que podía subirlo hasta el observatorio del edificio más emblemático de la Gran Manzana. Desde el punto de vista del marketing, la idea era fabulosa, pero llevarla a cabo iba a ser complejo. Si conoces un poco Nueva York, sabrás que el Empire State está en pleno Manhattan, rodeado de otros rascacielos.

Esa ubicación hacía imposible subir en una grúa al Mustang hasta allí (tampoco existía una tan grande que lo dejase en la azotea). Barajaron utilizar helicópteros, por supuesto, pero el estrecho voladizo y la antena de telecomunicaciones (sí, esa a la que King Kong se sujeta en la película), impedía utilizar medios aéreos por su peligrosidad . Qué hicieron entonces? Utilizar los ascensores.

How Ford Put a 1966 Mustang Atop the World’s Tallest BuildingLos ascensores del Empire State son amplios, pero en ellos no cabe un coche como el Ford Mustang (quizá un Peel P50 si). Los ingenieros de Ford dividieron el coche en tres partes.

“Al igual que el equipo que ya lo consiguió en 1965, el actual ha visitado el Empire State antes de empezar y tomó medidas detalladas de los nuevos ascensores y puertas antes de desmontar el coche”, afirma Dave Pericak, ingeniero jefe de Mustang. “Como buenos artesanos, los miembros de nuestro equipo miden dos veces y cortan una para asegurarse de que podemos subir el Mustang por los ascensores”.

How Ford Put a 1966 Mustang Atop the World’s Tallest BuildingEntonces los ingenieros tomaron medidas de los ascensores, las escaleras y las puertas que tendrían que atravesar las piezas en que se divida este Mustang. Ahora, medio siglo más tarde, los miembros del equipo de Ford que han tenido que preparar el coche ha podido trabajar con más datos. Gracias a los programas informáticos han encontrado los puntos de corte precisos para que se puedan cargar en soportes a medida.. y  que quepan en los ascensores.

How Ford Put a 1966 Mustang Atop the World’s Tallest BuildingUna vez arriba, en apenas seis horas, los ingenieros montarán el Mustag para que los visitantes del observatorio del Empire State puedan ver el nuevo descapotable los días 16 y 17 de abril, desde las ocho de la mañana hasta las dos de la madrugada.

Todo de igual manera a como sucedió en octubre de 1965. El Ford Mustang lucirá majestuoso en lo alto del rascacielos, en el observatorio de la planta 86. Desde entonces, se han vendido más de nueve millones de unidades. Pero ahora, el muscle car mirará desde allí al otro lado del océano, donde lo esperamos ansiosos.

Fuente: Ford
Galería de fotos:

Ver galeria (7 fotos)

3 COMENTARIOS

  1. […] Cincuenta años después del debut del Ford Mustang marca un hito con el lanzamiento de un Mustang 50 Aniversario. Creado para rendir homenaje a la herencia de cinco décadas de Mustang, sólo se producirán 1.964 unidades de la Edición Limitada 50 Aniversario, cuando salga a la venta este otoño. El anuncio de esta versión especial se produjo en Nueva York, en la cima del Empire Estate al que el Mustang subió en octubre de 1965. […]

Deja una respuesta