Gina Coplon-Newfield, directora de la iniciativa “Future Fleet Ekectruc Vehicles Initiative” (Algo así como “iniciativa por una flota de vehículos eléctricos”) de una de las organizaciones medioambientales más antiguas del mundo, Sierra Club, escribía hace poco un artículo para la edición norteamericana del Huffington Post sobre cómo los vehículos eléctricos reducirán los efectos del cambio climático de manera drástica.

Según decía, un estudio realizado por Alter Action para esta ONG, solo Estados Unidos necesita tener en las carreteras 10 millones de coches eléctricos en 2025 si queremos frenar los devastadores efectos del cambio climático. Un descubrimiento poco optimista si tenemos en cuenta que, en la primera potencia mundial solo hay operativas unas 400.000 unidades, a pesar del millón que vaticinó el presidente Obama hace cuatro años.

¿Cómo impulsar al coche eléctrico?

2015 Chevrolet Bolt EV Concept all electric vehicle – rear extAunque, como te contamos, las principales ciudades norteamericanas y muchos Estados se están esforzando por crear una movilidad más limpia, proporcionando más puntos de recargas y facilitando su adquisición, en el mejor de los caso el parque automovilístico de la primera potencia mundial contará con 4 o 5 millones de coches eléctricos en 2025. No obstante, Sierra Club cree que con una campaña fuerte de promoción en los lugares apropiados este número se podría aumentar hasta 6 o incluso ocho millones, para ese mismo año. Eso sí, están convencidos que podrían alcanzar la fecha objetivo de 10 millones, si el gobierno y los fabricantes se propusieran esta meta como una prioridad para la próxima década.

Gina Coplon-Newfield asegura que las políticas utilizadas hasta ahora, como el abaratamiento de los vehículos, la instalación de puestos de recarga o incluso de reducción de tasas, funcionan y que se pueden incrementar llevándolas a más lugares. Según ella, el ejemplo es Georgia, un Estado de la unión que proporciona hasta 5.000 dólares que el gobierno da a los ciudadanos para comprarse un coche eléctrico.

Hay que olvidar los combustibles fósiles

Vehiculo_electrico_01

El problema de los combustibles fósiles no es que se estén acabando, ya que para cuando se acaben el planeta ya no será el mismo. Sí, contamos con innumerables reservas aún, pero si no queremos que el cambio climático sea devastador no se deberían extraer la tercera parte del petróleo, la mitad del gas y un 80% del carbón del mundo, según un estudio publicado en la revista Nature por un grupo de investigadores del University College de Londres.

Estos expertos son los primeros en estudiar qué recursos concretos se deberían dejar sin explotar. Y es que todos están de acuerdo en que la temperatura global de planeta no debería subir 2ºC para 2050. Para conseguir esto hay que ponerse ya. Este gráfico más abajo muestra las reservas que no se podrán consumir antes de ese en las distintas zonas geográficas, divividas en petróleo, gas y carbón. La tabla muestra un escenario favorable en el que se captura y almacena carbono, pues sin esta tecnología, habría que dejar sin quemar aún más reservas.

tabla-geografica uso petroleo
Las cifras son mareantes. El 38% de las reservas de petróleo de Oriente Medio no se podrán quemar, así como el 74% de las de Canadá. Los porcentajes de reservas de carbón que no podremos quemar son todas enormes, mientras que el gas ronda el 50% en casi todas las zonas. Sí podría utilizarse más gas no convencional (el obtenido por fracking, que está muy en entredicho), pero países China que no podrá usar el 80% de sus reservas de este combustible.

El coche eléctrico es solo una de las maneras de combatir esto, siempre y cuando la energía eléctrica provenga de energías renovables, ya que si se generar con carbón tenemos el mismo problema, como ya te contamos. No es suficiente que el coche no emita gases, sino que esa energía sea generada con el menor impacto medioambiental posible.

Fuentes: The Huffington Post, Nada es gratis

3 COMENTARIOS

Deja una respuesta