Cuando nos subimos a un taxi, tenemos la sensación que el taxista ya sabe adonde vamos a ir gracias a sus innumerables kilómetros que se ha hecho a lo largo de su vida y por la cantidad de gente que ha pasado por sus asientos. También cuando nos subimos a este medio de transporte, tenemos la sensación de ver siempre lo mismo, un coche sin grandes lujos ni comodidades y que nos lleve simplemente de un punto A a un punto B. Sin embargo en Nueva York, hay una persona que piensa de manera diferente.

En la gran manzana, un veterano taxista llamado Ishai, ha decidido saltarse un poco las reglas establecidas y darle un cambio de aire a su taxi. Lo primero que hizo fue ponerle un nombre a su empresa llamándolo Car Force One en homenaje al famoso avión que usa el presidente de los Estados Unidos para desplazarse cuando tiene reuniones importantes, ya sean en su país natal o en otros continentes. ¿Forma todo parte de una estrategia de marketing o es que es un amante de su país? No es la primera vez que vemos un taxi curioso por las calles de la ciudad americana, éste otro estaba basado en el Delorean de Regreso al Futuro.

Según él, esta es la clave de su negocio, que el pasajero se sienta como un importante mandatario durante el trayecto. El taxi tiene una enorme cantidad de servicios que dejarán impresionado al pasajero que se suba. Ishai quiere que el servicio de su empresa sea óptimo y que cuando el cliente se suba, tenga curiosidad por indagar en todas las prestaciones del coche.

taxi car force onePasamos a desglosar el equipamiento de este super vehículo: un monitor de 23 pulgadas Full HD al que se le pueden conectar un ordenador, un reproductor Blu Ray (no hace falta decir que el taxi tiene un catalogo extenso de películas), televisión por cable, una Xbox 360 que dentro de poco será sustituida por la PS4 y un lector de tarjetas SD para que el cliente pueda visualizar las fotos que ha hecho. Por supuesto no puede faltar una conexion Wifi 4G totalmente gratuita para poder seguir enviando correos electrónicos, 3 impresoras, un escáner y una mesa plegable para poder seguir trabajando. Poco que ver con el primer taxi con televisión incorporada que conocíamos hace unas semanas.

Una de las herramientas más importantes de los ejecutivos neoyorquinos es por supuesto el móvil, por eso el taxi tiene cargadores para todas las marcas, para que la batería siempre a punto y poder seguir realizando llamadas. Ishai explica que solamente acepta clientes que hayan hecho una reserva y su negocio tiene tal éxito que su agenda está completa hasta marzo de 2015. Como era de esperar, viajar en este taxi es más caro que uno convencional pero a la gran manzana le sobran clientes con dinero en los bolsillos.

¿Es un exceso este taxi, casi llegando a agobiar al cliente? Puede ser pero a los americanos les gustan este tipo de despliegues.

Vía: El Confidencial

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta