En coches.com adoramos los coches clásicos y de ahí que hayamos echado el ojo a los que vehículos que Artcurial subastará el próximo 7 de febrero en el Salón Rétromobile de Paris. A diferencia de otras ocasiones, en este caso hemos encontrado algunos coches cuyo el montante final no es excesivo, como sí ocurre en otras ocasiones.

De entre la innumerable cantidad de modelos que serán subastados nos hemos fijado en varios de ellos. El primero este curioso Fiat Shellette de1972 que perteneció al diseñador Philippe Starck.

Fiat_Shellette_Philippe_Starck_02

Se trata de un vehículo muy curioso, como lo son, de hecho, todos los “vehículos de playa” (beach car en el argot), que tuvieron su máximo auge entre las décadas de los 50 y 70 del siglo pasado. Estaban destinados principalmente a ricos clientes que pasaban largas temporadas en la costa azul francesa, Cerdeña, etc, donde tenían atracados sus lujosos yates.

Estos singulares modelos se caracterizaban por su simplicidad al no contar con techo rígido, que era sustituido por una capota plegable de lona, no disponer de puertas o portar en su interior asientos de mimbre. Muchos de ellos evolucionaron sobre plataformas de modelos FIAT, siendo el más famoso el Jolly, construido por el carrocero Ghia sobre la base del FIAT 500 y 600.

Fiat_Shellette_Philippe_Starck_06

Pero también hubo otros carroceros que desarrollaron los suyos, como Giovanni Michelotti que, en colaboración con el diseñador de yates Philip Schnell, creó el Shellette sobre la base de un FIAT 850. Era ligeramente diferente al resto de “beach car”, destacando por sus líneas más refinadas y modernas, produciéndose un total de 80 unidades, por lo que cada una de ellas resulta sumamente exclusiva. Y más si, como es el caso, perteneció al prestigioso diseñador Philippe Starck.

Se estima que su precio final quizá se establezca entre los 30.000 y los 40.000 euros. Una cifra considerable si lo comparamos con un modelo actual de similares características, pero no demasiado para quienes deseen tener en su garaje un coche con pedigree. La carrocería está impecable y el motor acaba de ser revisado por completo. Unido a que solamente cuenta en su odómetro con 28.475 kilometros y que en su interior los asientos y el tablero de instrumentos de mimbre están bien conservados, el Fiat Shellette está listo para un paseo veraniego.

Fuente: Artcurial

Galería de imágenes (Foto de apertura, Sofia Sanchez & Mauro Mongiello, cortesía de Artcurial):

Ver galeria (19 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta