¡Oh, Dios mío! Esas fueron las palabras de Jia Tinghai, director de marketing de un concesionario BMW cuando una mujer entró a su concesionario en la ciudad de Zhengzhou con la idea de comprar un BMW Serie 7. Hasta ahí todo normal. Pero el modo de pago fue bastante peculiar. Quería llevárselo a su casa soltando 100.000 billetes pequeños arrugados (de un yuan, algo menos de 15 céntimos de euro).

La compradora (la señora Li) dijo que, de este modo, mataba dos pájaros de un tiro. Por un lado, cumplía su sueño de tener un BMW (el 730 Li, nada más y nada menos, la versión con carrocería alargada de la berlina de representación de la marca) y de paso atajar el problema de todo el cambio que había acumulado en su negocio de alimentación.

contar dinero china El recuento fue de dimensiones colosales, ya que el personal del concesionario (20 personas), tuvieron que pasar seis horas, de 9:30 a 15:30, sin descanso,  para contar la fortuna de la señora Li, tal y como informa el South China Morning Post. El resultado lo puedes ver sobre estas líneas: 100.000 pequeños billetas (que en total pesan en torno a 100 kilogramos).

Y ojo, que todo este papel no le alcanzó a la buena señora para pagar el coche, porque al cambio son “apenas” 14.000 euros. De este modo, debió pagar el resto con tarjeta de crédito. ¿Por qué no empezar por ahí y evitar ese arduo recuento? Pues según comentó a los medios locales “siempre estaba tan ocupada que había decidido ir guardando los billetes hasta que pudiese comprar un coche de golpe”.

En España habíamos conocido casos de pagar multas con céntimos, pero nunca afrontar el pago de un coche en metálico. Parece que en China no es nuevo (tampoco vamos a decir que frecuente). A principios de 2015 un hombre de la provinciaPagan un coche con 100.000 billetes pequeños de Hebei pagó un coche de más de 50.000 yuanes en monedas. “Dijo que quería pagar en metálico… pensamos que sería con billetes, paro jamás que todo sería en monedas pequeñas”.

Vía: The Telegraph

1 COMENTARIO

Deja una respuesta