Tras el escándalo #diéselgate, sabemos que el Grupo Volkwagen hará un cambio de política en su estrategia de mecánicas. A día de hoy no son muchas las marcas que cuentan con versiones híbridas enchufables o eléctricas en su gama, además de impulsadas por GNC y con varios prototipos movidos por hidrógeno que ya han sido presentados.

¿Pero habrá también lugar para motores convencionales en ese futuro? Que no te queda duda. Y, por lo que se pudo ver hace casi un año, en el Congreso de Motores de Viena el protagonismo correrá a cargo de potentes motores de gasolina sobrealimentados.

Una de las mecánicas presentados entonces fue la actualización del propulsor W12 de 6.0 litros TSI Twin Turbo, que gracias al sistema de inyección doble, sistema Start-Stop y desactivación de cilindros lograba bajar sus consumos. Ya hay un coche que lo equipa, el Bentley Bentayga, en el que desarrolla una potencia de 608 CV y 900 Nm, para que este imponente SUV acelere de 0 a 100km/h en menos de 4 segundos y supere los 300 km/h.

¿Y para el conductor “de a pie”? En el mismo escenario presentaban de lo que puede llegar a dar el nuevo motor tricilíndrico 1.0 TSI. Nada menos que 272 CV salen del bloque EA211 que equipan los urbanos y utilitarios del grupo VAG. De esta manera, el Grupo Volkswagen demuestra el potencial que aún tiene el motor de combustión interna. Está claro que para lograr semejante potencia específica en un motor tan pequeño hacen falta refuerzos internos en el motor, que vienen de la mano de un nuevo recubrimiento en los componentes internos del propulsor.VW 1.0 TSI 272 CV

Como en los prototipos presentados por Audi (TT clubsport concept  y RS5 TDI Concept) equipa un turbo eléctrico, en el que un motor es el encargado de girar la turbina que comprime y acelera el aire que entra en los cilindros. De esta manera la turbina aprovecha los gases de escape. ¿El resultado? Se consigue una menor fricción interna en el bloque, y por tanto tanto una mayor eficiencia como una mayor potencia. Además, se evita parte del desgaste de las herramientas que mecanizan el bloque motor.

En definitiva, la incorporación del turbo eléctrico supone una revolución en los motores de combustión interna. Aunque se trata de un motor de prueba, sus tecnologías pronto serán empleadas en la producción en masa. ¿El principio del fin de las mecánicas atmosféricas?

Fuente: Volkswagen

2 COMENTARIOS

  1. Y cuando falle, a pagar cientos y miles de euros de taller. A más potencia con menos cilindrada y tantos cambalaches, menor fiabilidad y más gasto en postventa (que es lo que quieren los concesionarios).

    Creo que voy a mantener mi gasolina atmosférico de 15 años otros 10 años más viendo el panorama. Yo no me como toda la porquería de reparaciones y averías post-garantía de ninguno de estos “inventos”.

    • Y tienes toda la razón. Los atmosféricos son de una fiabilidad total y hacen los kilometros sin porblemas. Todavía se puede comprar algún atmosférico de gasolina, pero en un par de años todos los gasolina serán como los diesel, ollas de gas a presión que se rompen con nada.

Deja una respuesta