El nuevo BMW Serie 2 Gran Tourer es el primer monovolumen de 7 plazas dentro del catálogo del fabricante alemán, modelo que destaca, además, por su gran versatilidad, capacidad de carga y comportamiento deportivo.

Cuando en septiembre del pasado año tuvimos una toma de contacto con el BMW Serie 2 Active Tourer, la primera incursión de la marca germana en el segmento de los monovolúmenes compactos Premium, ya os indicamos que no tardaría mucho en aparecer una variante de 7 plazas derivada de él. Y, efectivamente, apenas unos meses después la firma bávara ya ha iniciado la comercialización del BMW Serie 2 Gran Tourer, que es cómo se ha dado en llamar.

BMW_Serie_2_Gran_Tourer_052Como en aquel, y al igual que en el resto de modelos del grupo alemán dotados de tracción delantera (inclúyase aquí MINI) utiliza una nueva plataforma modular denominada UKL (de concepción similar a la pionera MQB del grupo Volkswagen, o a las MFA de Mercedes-Benz, EMP2 de PSA o TNGA de Toyota…), que también será empleada por la segunda generación del BMW X1, de próxima comercialización.

BMW_Serie_2_Gran_Tourer_051Si ya con la llegada del BMW Serie 2 Active Tourer se rompió con la tradición al crear el primer monovolumen de la firma alemana que, también, era su primer modelo de tracción delantera, ahora se completa el triplete siendo, además, el primer vehículo de 7 plazas del segmento de los monovolúmenes compactos Premium.

BMW_Serie_2_Gran_Tourer_050Pero ¿qué ventajas presenta este tipo de configuración frente a la tradicional de la marca? En primer lugar esta disposición de los grupos propulsores permite un morro más corto y una buena ganancia de centímetros en el interior, y por tanto una mejora en la habitabilidad, al ser menos intrusivos en el habitáculo. Además se reduce la complejidad mecánica, al no tener que transmitir la potencia al tren posterior (salvo en la variante xDrive) mediante un eje de transmisión y su correspondiente diferencial. Por último al utilizar una plataforma modular se rentabilizan mejor las enormes inversiones que se realizan en el desarrollo de un modelo, distribuyéndose éstas entre todos aquellos que la utilicen. Sobre el papel todo parecen ventajas…

BMW_Serie_2_Gran_Tourer_046De todas formas no nos encontramos ante un monovolumen al uso, pues tanto a los Active Tourer como Gran Tourer la firma germana les imprime esa esencia BMW tan apreciada por sus clientes, con un comportamiento excelente en todo tipo de trazados y con un ligero enfoque deportivo muy de agradecer por aquellos conductores más dinámicos. Aunque no conviene olvidar que estamos hablando de un vehículo eminentemente familiar y siempre primarán aspectos como la comodidad o la habitabilidad frente a los puramente dinámicos.

A continuación os mostramos un análisis pormenorizado de sus rasgos más distintivos:

Exterior

La línea exterior es un calco casi exacto de lo ya visto en su hermano pequeño el BMW Serie 2 Active Tourer, con las variaciones lógicas referidas a un incremento de batalla en 11 cm (2,780 metros frente a 2,670 metros) y por ende en la longitud total del conjunto, que se alarga hasta los 4,556 metros, lo que supone 21,4 cm adicionales frente al modelo de 5 plazas (4,342 metros). Los otros 10 cm de diferencia corresponden al voladizo trasero (0,928 metros frente a 0,824 metros), mientras que el delantero se mantiene igual (0,848 metros).

BMW_Serie_2_Gran_Tourer_002La anchura también se mantiene invariable, con 1,800 metros sin contar los espejos y 2,038 metros con ellos desplegados. Mientras que se incrementa ligeramente la altura del conjunto en 55 milímetros, hasta llegar a los 1,641 metros.

El Serie 2 Gran Tourer se identifica al primer vistazo, incluso para los neófitos en la materia, como un producto de la marca de Baviera y no sólo eso sino que, además, destila esa deportividad que BMW sabe imprimir a todos sus modelos. Esto era mucho más evidente en el caso de la unidad que nos había tocado en suerte, pues contaba con el acabado M Sport, lo que supone la incorporación de paragolpes delantero y trasero específicos, suspensión deportiva rebajada, y otros pequeños detalles que acrecientan su dinamismo. Además estaba pintada en una atractiva tonalidad, denominada Estoril Blue, que no hacía sino resaltar aún más su atractivo.

BMW_Serie_2_Gran_Tourer_003En el frontal destacan las prominentes formas de su capot fuertemente inclinado, la presencia de la típica parrilla de la firma germana con sus dos característicos riñones, con lamas verticales en negro y borde cromado y los sugerentes grupos ópticos con sus dobles anillos luminosos y dotados de tecnología LED, que tan excelente iluminación proporcionan. El paragolpes, propio del equipamiento M Sport destaca por el gran tamaño de sus aberturas de refrigeración, con superficie suficiente para incluir los faros antiniebla en las laterales.

BMW Serie 2 Active Tourer - Gran TourerMientras tanto en la vista lateral, como podéis observar en la imagen que os adjuntamos, es donde más contrastes encontramos, fruto de su mayor batalla, con la inclusión de unas puertas traseras de mayores dimensiones que cuentan con un pequeño cristal adicional y la presencia de un pilar C más vertical, donde también aumenta el tamaño del cristal que allí se sitúa.

BMW_Serie_2_Gran_Tourer_005No podían faltar las características líneas de acentuación que recalcan el dinamismo de esta perspectiva y que recorren tanto la línea de cintura, a la altura de los pomos de las puertas, como la zona inferior de las mismas.

Es aquí donde mejor se observa el excelente trabajo aerodinámico llevado a cabo en el túnel de viento, consiguiendo un Cx de 0,28, el mejor del segmento, no sólo por sus afiladas líneas, sino por la presencia de las entradas activas que controlan el paso del aire a través de la rejilla frontal, los Air Curtain de los pasos de rueda delanteros, los bajos carenados o los deflectores del portón trasero.

BMW_Serie_2_Gran_Tourer_004La zona posterior presenta nuevamente diferencias de detalle con su hermano pequeño, estando marcada por la presencia del gran portón que da acceso al maletero, sus llamativos grupos ópticos, con forma de “L”, dotados también de tecnología LED y la presencia de un paragolpes muy deportivo con una zona inferior en color negro, donde resalta especialmente la doble salida de escape.

Interior

Si nos situamos en los asientos delanteros sería imposible distinguir si estamos sentados en un Active Tourer o en un Gran Tourer, puesto que la estructura y el diseño de esta zona son idénticos.

BMW_Serie_2_Gran_Tourer_012Nos gusta la sensación de profundidad que transmite, gracias al parabrisas delantero muy tendido y al diseño de superficies escalonadas del salpicadero. También nos parece muy acertada la nueva disposición de la consola central, presidida por la gran pantalla multifunción, con los aireadores y los mandos del equipo multimedia para, a continuación, encontrarnos con una práctica guantera, donde en otros modelos de la marca se sitúan los controles del climatizador bi-zona, que ahora se desplazan más hacia abajo, justo por encima de los botones que anulan los avisos de aparcamiento o del que desconecta el ESP, además del selector del Driving Experience Control.

BMW_Serie_2_Gran_Tourer_020También es de nuevo diseño el pomo de la palanca de cambios de la caja Steptronic de 8 velocidades, a cuyo lado encontramos el mando del freno de mano eléctrico y el del iDrive Touch. Completan esta zona un par de posavasos y un reposabrazos abatible que cubre una práctica guantera.

Sobre el volante multifunción M no podemos más que hablar de sus virtudes, pues nos encanta tanto por su tacto y grosor como por la disposición de sus diferentes elementos. Justo detrás contamos con las levas para cambiar manualmente de marcha cuando así lo deseemos.

BMW_Serie_2_Gran_Tourer_021El cuadro de relojes presenta el diseño típico de la marca, completado en esta ocasión con un Head-Up Display (ya visto en diferentes modelos del grupo) donde podremos visualizar, sin apartar la vista de la carretera, los más importantes parámetros del vehículo, navegador o sistema multimedia. El único defecto sigue siendo el que la información desaparece cuando se usan gafas de sol polarizadas (y es que ahora, en verano…)

BMW_Serie_2_Gran_Tourer_015Los asientos, en este acabado M Sport, hacen honor a lo que se espera de un BMW pues sujetan perfectamente el cuerpo y a la vez resultan muy cómodos y cuentan con todo tipo de ajustes para encontrar la postura perfecta. El principal defecto con el que cuentan los de otros acabados, el tener una banqueta demasiado corta, aquí no sucede pues cuenta con una extensión regulable para adaptarse a cada anatomía.

BMW_Serie_2_Gran_Tourer_022La posición de conducción, ligeramente elevada, se asemeja más a la de uno de los SAV de la marca que a una berlina, pese a ello la buena distancia hasta el techo permitirá que viajen muy cómodos incluso los conductores más altos.

Es a partir del pilar B donde las diferencias son algo más evidentes, no sólo por esos 5 centímetros adicionales en la altura del conjunto que repercutirán en una mejor habitabilidad en la segunda y tercera fila de asientos, sino por el incremento de la batalla que nos obsequiará con un importante espacio adicional para las piernas de los pasajeros que viajen en esta zona.

BMW_Serie_2_Gran_Tourer_024Los asientos posteriores dan cabida a tres ocupantes, si bien los que se sitúen en los laterales se sentirán más cómodos que el del centro, aunque éste tampoco puede quejarse pues el túnel de transmisión se ha reducido casi a la más mínima expresión. Sobre él se prolonga la consola central donde se han colocado dos aireadores, los únicos de esta zona, que se muestran insuficientes en los días más calurosos (como pudimos comprobar en carne propia…) para refrigerar rápidamente toda esta zona. Un punto a revisar.

BMW_Serie_2_Gran_Tourer_025Otra de las grandes bazas de este modelo es su generosa habitabilidad pero, igual de importante, es la modularidad, ya que las banquetas traseras pueden deslizarse longitudinalmente hasta 13 centímetros, bien primando el confort de los ocupantes, bien maximizando el área de carga. A su vez los respaldos pueden abatirse en una proporción 40/20/40, con lo que será difícil que no encontremos la combinación más adecuada para conjugar el transporte de los objetos más largos y voluminosos con la comodidad de los pasajeros.

Curiosamente estos asientos de la segunda fila se sitúan un poco más altos para que los eventuales pasajeros de la tercera fila dispongan de algo más de espacio para sus pies.

BMW_Serie_2_Gran_Tourer_031Los asientos de la tercera fila son opcionales (937,20 €) y si no se utilizan pueden esconderse bajo el falso suelo del maletero. En caso de necesidad pueden desplegarse en cuestión de segundos con una sencilla maniobra.

Pese al buen tamaño de las puertas traseras, a su generoso ángulo de apertura y a que los asientos laterales de la segunda fila basculan hacia adelante, la operación de alcanzar los de la tercera fila resultará más sencillo para los jóvenes de la casa que para personas adultas. Reiteramos esta afirmación, no sólo por el acceso sino por la postura a adoptar, al estar situada su base muy cerca del suelo lo que obliga a viajar con una posición de las piernas un poco forzada.

BMW_Serie_2_Gran_Tourer_038Como buen vehículo familiar no pueden faltar multitud de guanteras, huecos en puertas de generoso tamaño, cajones bajo los asientos delanteros, redes de sujeción o unas curiosas (y opcionales) mesas tipo avión para el respaldo de los asientos delanteros.

Maletero

El amplio maletero es otra de las importantes razones de ser de esta variante del monovolumen germano. En primer lugar hemos de agradecer la presencia, aunque sea de manera opcional, del portón de apertura sin manos, simplemente pasando un pie por la parte inferior del paragolpes posterior. Muy útil cuando vamos cargados y así no tendremos que soltar las bolsas en el suelo.

BMW_Serie_2_Gran_Tourer_026El portón, de apertura vertical, garantiza una óptima accesibilidad al interior con una enorme boca para dar cabida a casi cualquier objeto y un plano de carga bastante bajo.

Si hablamos en la configuración de 5 plazas, tendremos un aumento en la capacidad del maletero respecto del Active Tourer en más de 400 litros (por encontrar comparaciones dentro del mismo grupo automovilístico, esto supone más que la capacidad del maletero de un Serie 1, que es de 360 litros…).

BMW_Serie_2_Gran_Tourer_027Al contar con los asientos traseros deslizantes (13 centímetros de recorrido), la capacidad del maletero variará entre los 645 litros, en su posición más retrasada, y los 805 litros, en la más adelantada.

BMW_Serie_2_Gran_Tourer_028En caso de que lo necesitemos podremos plegar parcial (en una proporción 40/20/40) o completamente los respaldos de los asientos de la segunda fila hasta alcanzar un volumen máximo de 1.905 litros y con una superficie casi plana. Esta operación se realiza de una forma muy sencilla gracias a los pulsadores que hay en los laterales del maletero. A ello hay que añadir la posibilidad, pasando por caja, de plegar también el respaldo del asiento del copiloto, con lo cual la distancia máxima de carga llega hasta a los 2,60 metros (tranquilos ya podréis transportar esa estantería de IKEA que os traía tan de cabeza en vuestro antiguo coche…)

BMW_Serie_2_Gran_Tourer_029Obviamente los milagros no existen y si utilizamos las 7 plazas disponibles entonces la capacidad de almacenaje se verá drásticamente reducida hasta los 135 litros, lo que resulta claramente insuficiente para realizar un viaje, incluso de fin de semana, llevando todas las plazas ocupadas (para cubrir esta eventualidad, que tampoco se produce con tanta frecuencia, podremos adquirir entre los accesorios de la propia marca un práctico cofre para el techo).

BMW_Serie_2_Gran_Tourer_030Por supuesto no pueden faltar huecos para ubicar pequeños objetos, además de todo tipo de ganchos, argollas, redes o cintas elásticas, así como la presencia de tomas de corriente de 12 voltios, tipo mechero.

Si levantamos una tapa enrasada con el piso del maletero encontraremos hueco suficiente para albergar la tela enrollable que lo cubre parcialmente y, también, una rueda de repuesto de emergencia o el más habitual kit reparapinchazos, dependiendo del caso.

Equipamiento

No podemos dejar de hacer mención, en este apartado también, al Active Tourer pues coincide punto por punto con él tanto en el mejorado equipamiento básico ofrecido, en los paquetes opcionales, así como en los accesorios originales disponibles con los que completar un vehículo a la medida de cada futuro propietario.

BMW_Serie_2_Gran_Tourer_036BMW siempre se distingue por estar a la vanguardia en cuanto a los sistemas de seguridad se refiere y en este modelo no iba a ser una excepción, pues las habituales medidas de seguridad activa y pasiva se complementan con el Driver Assistant (Aviso de salida de trayectoria, Advertencia de colisión y reconocimiento de peatones, Preparación de frenos ante posible colisión), el Control de crucero activo, la Advertencia de cambio de carril, el BMW Head-Up Display o los Faros LED con contenido ampliado.

BMW_Serie_2_Gran_Tourer_033De todas formas si queréis deteneros en ello de una manera más pormenorizada podéis echar un vistazo tanto a la toma de contacto que en su día tuvimos con el BMW Serie 2 Active Tourer como en el artículo que hace poco os ofrecimos en Coches.com donde se detallan equipamientos disponibles y precios establecidos por la marca para este BMW Serie 2 Gran Tourer.

BMW_Serie_2_Gran_Tourer_035No obstante, hay que alabar el esfuerzo realizado en este sentido por el fabricante alemán, mejorando notablemente el nivel de la dotación de serie. Simplemente, y a modo de repaso rápido, os señalaremos que ya se ofrece:

  • Climatizador  automático bi-zona
  • Accionamiento automático del portón trasero
  • Segunda fila de asientos, ajustables en longitud e inclinación
  • Llamada de emergencia inteligente
  • Llantas de aleación ligera de 16 pulgadas

BMW_Serie_2_Gran_Tourer_037

  • Sensor de lluvia y luces
  • Volante deportivo multifunción de cuero
  • Control de presión de los neumáticos
  • Radio BMW Professional con pantalla de 6,5 pulgadas
  • Asientos de la segunda fila divisibles (40/20/40)

BMW_Serie_2_Gran_Tourer_034Para completar lo ofrecido de serie se han establecido 4 líneas de equipamiento: Advantage, Sport, Luxury y M Sport. Cada una de ellas enfocadas a distintos tipos de clientes y, por tanto de necesidades. No obstante creemos que el más atractivo es el primero de ellos, pues por 1.800 € sobre el precio básico incluye: Faros LED con contenido ampliado, Faros antiniebla, Control de crucero con función de frenado y PDC trasero. Los demás paquetes ya incrementan el montante a desembolsar casi de manera exponencial.

BMW_Serie_2_Gran_Tourer_017Es posible hacerse con este monovolumen desde los 29.950 € (del BMW 216d Gran Tourer con motor diésel de 116 CV y cambio manual de 6 relaciones). La variante probada, el BMW 220i Gran Tourer, parte desde los 35.250 €.

Como no podía ser de otra manera, y como ocurre en la mayoría de las marcas Premium, si queremos configurarnos una unidad bastante equipada tendremos que preparar un buen fajo de billetes. Sin ir más lejos la unidad que condujimos en esta jornada de pruebas contaba con el siguiente equipamiento opcional:

BMW_Serie_2_Gran_Tourer_010

  • Acabado M Sport —– 5.400,01 €
  • Color Estoril Blue —– 789,71 €
  • Llantas M de aleación ligera y 18 pulgadas de 5 radios dobles, modelo 486 M —– 948,54 €
  • Paquete de servicios ConnectedDrive —– 727,48 €
  • Control de distancia de aparcamiento (PDC) —– 415,05 €
  • Cámara para marcha atrás —– 474,27 €
  • Driving Assistant Plus —– 1.447,67 €

BMW_Serie_2_Gran_Tourer_032

  • Navegación Plus —– 2.952,71 €
  • Sistema de altavoces —– 344,23 €
  • Tercera fila de asientos —– 937,20 €
  • Techo panorámico —– 1.482,09 €
  • Espejos eléctricos plegables con función antideslumbramiento —– 581,37 €
  • Dispositivo de alarma con mando a distancia —– 569,89 €
  • Cambio automático deportivo —– 177,85 €

BMW_Serie_2_Gran_Tourer_019Lo cual significa que con los más de 17.000 euros en extras el precio final de esta unidad ascendía hasta los 52.498,07 euros. Una cifra que no está precisamente al alcance de muchas familias…

En cualquier caso, si estáis interesados en adquirir un BMW Serie 2 Gran Tourer y conseguir el mejor precio del mercado no deberíais dejar de consultar el buscador de Coches.com donde, además, encontrareis el seguro que mejor se adapte a vuestras necesidades.

Motorización

En lo que a los grupos propulsores respecta están disponibles 2 motorizaciones de gasolina y 3 alimentadas mediante gasóleo, todas ellas turboalimentadas (tecnología TwinPower Turbo). Con potencias, en el primero de los casos, de 136 y 192 CV, mientras que en el segundo varían entre 116 y 190 CV. Todos ellos más que suficientes para mover con cierta (y en algunos casos con bastante) soltura esta carrocería.

BMW_Serie_2_Gran_Tourer_039El propulsor de la unidad que pudimos probar era la más potente de las motorizaciones de gasolina. Se trata de un 4 cilindros con casi 2 litros de cilindrada (1.998 centímetros cúbicos para ser exactos) que, gracias al sistema High Precision Direct Injection y a la sobrealimentación, antes mencionada, es capaz de ofrecer 192 CV de potencia a 5.000 rpm y un par máximo de 280 Nm a 1.250 rpm.

Las prestaciones no están nada mal, pudiendo alcanzar una velocidad máxima de 222 km/h o acelerar desde parado hasta los 100 km/h en 7,6 segundos.

BMW_Serie_2_Gran_Tourer_043El cambio, es el conocido Steptronic de 8 velocidades, fabricado por ZF, que tantos parabienes recibe cada vez que hablamos de él y que, una vez más, conjuga a la perfección con esta mecánica, con transiciones suaves, casi inapreciables entre marchas, además de permitir su uso manual, tanto a través de la palanca como de las levas (opcionales) situadas tras el volante.

BMW_Serie_2_Gran_Tourer_041Los consumos homologados nos hablan de un gasto de combustible que varía entre los 5,1 l/100 km en recorridos extraurbanos hasta los 7,3 l/100 km en ciudad, logrando un consumo medio de 5,9 l/100 km. Las emisiones alcanzan los 142 gramos de CO2 por kilómetro recorrido.

En un recorrido tan corto como el de esta prueba y en unas condiciones nada favorables, los consumos obtenidos no son representativos. Tendremos que esperar a contar con una unidad de pruebas para someterla a nuestras pruebas habituales y analizar estas cifras más detenidamente.

BMW_Serie_2_Gran_Tourer_040Con una capacidad del depósito de combustible de 61 litros la autonomía teórica superará por muy poco los 1.000 kilómetros.

Comportamiento

En líneas generales, y a falta de una prueba más extensa, el comportamiento de este BMW Serie 2 Gran Tourer varía muy poco respecto a la variante de sólo 5 plazas. En condiciones reales de tráfico en autovía o autopista no se aprecia la pequeña ventaja que puede suponer en estabilidad lineal el incremento de batalla en 11 cm.

BMW_Serie_2_Gran_Tourer_047Su calidad de rodadura en este tipo de vías resulta encomiable, tanto por la conseguida aerodinámica como por el excelente aislamiento acústico, lo que permite mantener una conversación sin apenas levantar el tono de voz. El propulsor gira muy bajo de vueltas a velocidades legales y además permite una contundente respuesta cuando así sea preciso.

BMW_Serie_2_Gran_Tourer_049Por el contrario sí que resultaba más evidente este aumento de la longitud en un tramo de carretera muy retorcido en el que pudimos exprimir algo más su chasis, suspensiones y mecánica. Aquí las inercias son mayores y cuesta más inscribirlo en las curvas, mostrando un comportamiento típico de ¿tracción delantera?… Y eso que nuestra unidad, dotada del equipamiento M Sport, conlleva una suspensión rebajada, un tarado más enérgico de muelles y amortiguadores, así como el empleo de unas llantas de 18 pulgadas con unos neumáticos de perfil bajo en medidas 225/45 R18 que mitigan en gran parte esta tendencia.

BMW_Serie_2_Gran_Tourer_055Esta configuración apenas dejaba margen para el balanceo de la carrocería, y se muestra idónea para cuando su conductor se decida a avivar el ritmo y practicar una conducción más decidida, para la cual este tipo de vehículo no es el más apropiado, pues se transmite al interior y al pasaje cada irregularidad de la carretera o pequeño cambio de asfalto, No digamos ya grandes baches o guardias tumbados los cuales hay que sobrepasar a un ritmo realmente bajo… Para nuestro gusto, en un vehículo de marcado carácter familiar, y pese a que su estética nos atraiga más, dejaríamos de lado el acabado M Sport, resultando mucho más apropiados los Sport (a secas) o Luxury.

BMW_Serie_2_Gran_Tourer_048No obstante, gracias a la tecla mágica del Driving Experience Control, podremos variar los parámetros de conducción con 3 modos diferentes: Eco Pro, Confort y Sport. De esta manera conseguiremos ajustar la respuesta del propulsor, el cambio y de la suspensión adaptativa (en caso de equiparla) a nuestros deseos, desde una conducción tranquila y sosegada, con la eficiencia por bandera, hasta una más dinámica.

BMW_Serie_2_Gran_Tourer_053En ciudad su mayor longitud apenas representa problemas frente a la versión corta pues cabe recordar que con sus 4,556 metros resulta 7 centímetros más corto que un BMW Serie 3 Touring.

Los buenos bajos del propulsor, el acertado funcionamiento del cambio automático Steptronic, la servodirección eléctrica de asistencia variable y la inmediata actuación del sistema Stop&Start conseguirán que la tortura diaria de la gran ciudad se convierta en una experiencia casi placentera.

BMW_Serie_2_Gran_Tourer_045Y, por último, a la hora de estacionar bastará con guiarnos por Control de distancia de Aparcamiento (PDC) y de las cámaras perimetrales para solventar la maniobra con inusitada facilidad.

Veredicto de Coches.com

Con esta segunda entrega de su monovolumen compacto, la marca con sede en Múnich, sigue adelante con el importante proceso de diversificación que está abordando en estos últimos años, ofreciendo productos hasta ahora impensables en una firma germana, para tratar de llegar a segmentos de población o nuevos perfiles de cliente en los que hasta ahora no estaban presentes o lo hacían de una forma muy testimonial.

BMW_Serie_2_Gran_Tourer_011Su público-objetivo es el de las familias jóvenes, con niños (y cierta solvencia económica…) a los que las berlinas al uso les parezcan demasiado serias y que tampoco se decantan por los SUV, tan de moda, porque no van a hacer uso de sus supuestas posibilidades fuera del asfalto.

Frente a estos presenta unas indudables ventajas en cuanto a modularidad y habitabilidad, además de poder equiparse con una extensa lista de accesorios específicos para cada necesidad, todo ello acompañado del ambiente Premium que se espera en cualquier vehículo que salga de las factorías del grupo alemán.

BMW_Serie_2_Gran_Tourer_001¿Compensa adquirir este BMW Serie 2 Gran Tourer? Sólo saldrán a cuenta los 1.500 € de diferencia a igualdad de versiones si se precisa un maletero de grandes dimensiones para el uso diario y grandes viajes, o bien por la necesidad de usar frecuentemente las 7 plazas de que dispone. Si no es así el BMW Serie 2 Active Tourer puede ser suficiente para una familia tipo.

Valoración_BMW_Serie_2_Gran_Tourer

Galería de fotos:

Ver galeria (60 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta