Todo el mundo se ha cruzado con un coche abandonado alguna vez. Si eres un auténtico fanático del automóvil el primer sentimiento podría ser tristeza al ver tal desaprovechamiento de una máquina. El segundo sentimiento podría ser el de querer ‘acoger’ ese vehículo y poder darle una segunda vida. Este caso se da con mayor probabilidad si el coche en cuestión significa algo para ti, bien sea el modelo favorito de tu infancia, bien una auténtica joya que ha pasado desapercibida.

En España no es habitual encontrarnos con cementerios de coches abandonados (como estos ejemplos en Japón o en Bélgica), pero con algo de suerte se puede algún ejemplar abandonado que pudiera merecer la pena. Quién sabe si en alguna esquina del garaje comunitario se esconde un diamante en bruto. Aunque parezca mentira, existe la posibilidad de adquirir de forma legal ese coche abandonado en el que te fijaste. Te contamos todo lo necesario para hacerlo.

Comprobar su propiedad y estado

Lo primero es recabar información acerca de dicho vehículo. Si es de alguien conocido lo más fácil será preguntar directamente. Pero lo normal será que no conozcamos al susodicho y por lo tanto la mejor opción será la de pedir un informe registral de la DGT (en coches.com te lo damos sin coste adicional). Solamente es necesario conocer la matrícula del vehículo y dar tus datos, a cambio tendrás un completo historial del coche y lo que más nos importa en este momento: si está dado de alta y su titular o si está dado de baja temporal o definitiva.

En el primer caso, si tenemos el nombre y la dirección de la persona que ha abandonado el coche, podemos intentar una toma de contacto interesándonos por el vehículo. Si ha decidido deshacerse de él, es posible que sea una carga y podría ser fácil llegar a un acuerdo por una cantidad económica razonable para las dos partes (o simplemente haciéndote cargo del traspaso).

En el caso de que el coche haya sido de baja definitiva, la situación se complica ligeramente. Al no tener un titular registrado no hay nadie a quien poder pedirle la titularidad de ese vehículo. Llegados a este punto una de las alternativas que se presentan es la de poder acreditar ante notario que se lleva más de dos años ‘haciéndote cargo del automóvil‘, bien pudiera ser vigilándolo o evitando mayor deterioro. De esa forma se te podría llegar a dar la titularidad, aunque es difícil que se de el caso, pues los coches abandonados sin titular suelen ser retirados y achatarrados antes de ese plazo.

Trámites necesarios

Una vez se ha llegado a un acuerdo para conseguir la titularidad, hay que legalizar el proceso con la Dirección General de Tráfico (DGT). Ya hemos hablado antes de lo que es necesario para transferir un coche, bastaría con presentar dicha documentación y pagar las tasas pertinentes para que el coche fuera tuyo de pleno derecho. Hay que estar pendiente de no tenga cargas o gravámenes (como la reserva de dominio), datos que ya podíamos haber comprobado antes con los informes DGT.

Llevados a cabos estos trámites el coche que había sido abandonado ya no lo estará, pues ha pasado a mejores manos. Sin embargo, para poder circular con él y comenzar a disfrutarlo todavía haría falta seguir otro paso. Un vehículo abandonado es muy probable que lleve tiempo sin pasar la ITV, por lo tanto hay que proceder a llevar a cabo las reparaciones necesarias. Cuando la pegatina esté colocada sobre su luna ya habrá llegado el momento de disfrutar.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta