En nuestro estudio de cómo se comportan los españoles al volante, descubrimos que lo que más molestaba a los conductores es que la gente no utilice los intermitentes. Estos indicadores de dirección son básicos para dar a conocer tus intenciones al volante y no molestar a los demás cuando nos movemos entre el tráfico. Son el modo que un conductor tiene de comunicarse con el exterior.

Se trata de un gesto tan sencillo como empujar una palanca hacia arriba o hacia abajo. Con algo tan simple, el resto de conductores y pueden actuar en consecuencia. Siempre deben parpadear varios segundos antes de la maniobra, con suficiente antelación para prevenir de nuestras intenciones a los demás usuarios de la vía.

Como ves, utilizar los intermitentes es sinónimo de conducir seguro y evitar accidentes. Tras los consejos que dábamos sobre cómo y cuándo utilizar las luces de tu coche, toca el turno de repasar estos avisadores, cruciales. Sobre todo en ciertas maniobras y lugares que pueden resultar conflictivos:


Glorietas


A la hora de circular con seguridad por una rotonda, los intermitentes pueden ayudar mucho. Es importante  señalizar la salida de una plaza circular, ya que esto implica no sorprender al que espera para entrar en ella ni al que conduce detrás de ti.


Incorporaciones

Si te incoporas a la circulación es importante que utilices los intermitentes activado. Tanto si es desde parado (salir de un estacionamiento) o en movimiento (entrar a una autovía). Una incorporación bien señalizada facilita la circulación a quienes ya están en la
vía y puede facilitar la maniobra a quienes pretender acceder a ella.


Adelantamientos

Los adelantamientos son una de las maniobras más peligrosas, sobre todo en vías de doble sentido de circulación. Por eso es importante advertir de cuándo se va a ejecutar el cambio de carril… sobre todo las motocicletas, más ágiles e inestables y que pueden desplazarse más rápido y sorprender peligrosamente a los demás.

Por último, hay que tener en cuenta que el indicador es una declaración de intenciones, pero no da la prioridad salvo en una circunstancia: cuando dos conductores quieren adelantar al mismo tiempo y el de atrás no ha iniciado la maniobra.


Giros

Otras dos maniobras que siempre deberían señalizarse son los giros y cambios de sentido. De hecho, activar el intermitente debe ser lo primero en estas maniobras, siempre antes de reducir la velocidad.

Hacerlo al revés (frenar primero e indicar después) solo sirve para dar el susto al de atrás con un frenazo e impedirle mantener las distancias. Cuando el giro es en carretera supone todavía un riesgo mayor, ya que ahí las velocidades son considerablemente más altas que en zona urbana.


¿Y las luces de emergencia?

Las mismas luces de los intermitentes tienen otra utilidad: encendidas todas a la vez –delante y detrás, izquierda y derecha– son las llamadas luces de emergencia. Son obligatorias para todos los vehículos de motor y sus remolques (excepto motocicletas) y se activan para avisar a los demás conductores y peatones de que el vehículo está inmovilizado o circula muy despacio por una avería o emergencia. En ningún caso fueron pensadas para señalizar estacionamientos en doble fila bloqueando todo un carril, con los intermitentes encendidos en modo “enseguida vuelvo”.

Fuente: DGT

1 COMENTARIO

  1. COMO DESARROLLAR INTELIGENCIA ESPIRITUAL
    EN LA CONDUCCION DIARIA

    Cada señalización luminosa es un acto de conciencia.

    Ejemplo:

    Ceder el paso a un peatón.

    Ceder el paso a un vehículo en su incorporación.

    Poner un intermitente.

    Cada vez que cedes el paso a un peatón

    o persona en la conducción estas haciendo un acto de conciencia.

    Imagina los que te pierdes en cada trayecto del día.

    Trabaja tu inteligencia para desarrollar conciencia.

    Atentamente:
    Joaquin Gorreta 55 años

Deja una respuesta