Logo de Noticias Coches
Luces Traseras Coche 2
Redacción

Luces traseras del coche: cosas que deberías de saber

¿Qué son las luces traseras? Esta es una gran pregunta. Sencilla, pero con miga. Grosso modo, las luces traseras son los grupos ópticos ubicados en la parte trasera de tu coche, las cuales se activan cada vez que enciendes las luces delanteras. Y aunque no las veas cuando conduces, las luces traseras juegan un papel crucial para alertar a otros viandantes y conductores de su presencia en el camino cuando la visibilidad está comprometida. Y si, es obligatorio que sean siempre funcionales.

¿Cómo funcionan las luces traseras?

Las luces traseras funcionan con la ayuda de un relé, lo que significa que se encienden solo cuando las luces delanteras están puestas. De esta manera, el conductor no tiene que preocuparse por encender las luces posteriores. Estas permanecen conectadas al mismo interruptor que opera las luces delanteras, lo que hace que funcionen fácilmente. Si tu coche cuenta con encendido automático de luces, se activarán cuando el sensor detecte que las condiciones de luz no son las óptimas para circular a oscuras.

¿De “cuántas luces” se componen los pilotos traseros?

De las clases de luces de nuestro coche ya hemos hablado en otro artículo dedicado, pero nos vamos a centrar brevemente en lo que podemos encontrar en la parte posterior de nuestro coche. 

Luces de posición: como las delanteras, las luces de posición se encargan de que seamos vistos en condiciones de baja visibilidad, véase por la noche –o al amanecer–, cuando llueve o existe neblina en el camino. Estas también sirven para permitir que otros calculen adecuadamente el tamaño y la forma del vehículo, pudiendo discernir entre un turismo, una motocicleta o incluso un camión. Siempre se activan junto con las delanteras.

Intermitentes: atrás, los faros suelen contar con distintos colores, y los intermitentes solían ser antaño de color naranja o amarillento, mientras que ahora se camuflan en un tono rojizo. Estas señales se utilizan para mostrar si estás girando a la izquierda o hacia la derecha. Si aplicas los frenos fuerte y repentinamente, estas mismas bombillas que se iluminan también se utilizan como una señal que indica una situación de emergencia.

Luces de marcha atrás: también forman parte de la instalación de los pilotos traseros porque vienen con el equipo. Cuando conduces engranas la reversa (R), estas luces de marcha atrás se encienden inmediatamente y también se encienden. Suelen disfrutar de una gran luminosidad y brillo respecto a los demás componentes lumínicos. Dependiendo del vehículo, puede tener una o dos luces de marcha atrás.

Luces de freno: otra parte de las luces traseras son las que indican cuando estamos pisando el pedal de freno. Son rojas y solo se activan cuando el conductor aplica los frenos. Suelen estar a ambos lados del coche y brilla con una luminosidad muy por encima de las luces de posición. A veces, pueden permanecer encendidas. Si es el caso, no te preocupes por el coste de la avería, pero sí por los demás conductores.

Luces antiniebla: están diseñadas para emitir un haz de luz amplio e intenso que hace que sea más fácil ver el vehículo ante una niebla espesa. Al igual que la luz de marcha atrás, tu coche puede equipar una o dos luces antiniebla en la zaga, las cuales se suelen activar a través de un botón específico cerca del dial de selección de luces.

Tipos de luces de traseras

De todos los tipos de luces, la tecnología LED se está convirtiendo en la opción más popular para los pilotos traseros. Los diodos LED usan una menor cantidad de energía y duran más que las bombillas tradicionales. De hecho, las bombillas halógenas son el tipo más común y vienen de fábrica en la mayoría de los vehículos. La iluminación de xenón son un tercer tipo de luces, que son fuertes, brillantes y de mayor intensidad que otras luces. Estas utilizan un arco eléctrico en lugar de un filamento, aunque no han demostrado ser mejores que los LED.

Fuente:

  • averías
  • luces