Logo de Noticias Coches
neumaticos anchos
Borja Moya Notario

Neumáticos más anchos: ventajas y desventajas

Hoy en día parece que está de moda eso incluir llantas más grandes, con sus correspondientes neumáticos más anchos, con un perfil bajo que, en muchas ocasiones, es bastate contrapoducente (están en nuestra lista de extras que acabarán costando dinero). ¿Es mejor un neumático más ancho? si y no. Como cualquier teoría, si la llevamos a los extremos, siempre encontramos diversos inconvenientes o fallos. Por ello, os contamos las ventajas y desventajas que suponen unos neumáticos más anchos… hasta cierto punto.

Ventajas

Mayor superficie de contacto

Como principal ventaja, tenemos una mayor superficie de contacto debido a la mayor anchura. Es lógico, pues si disponemos de un neumático de mayores dimensiones es normal que agarre más, eso sí, siempre que el asfalto esté seco.

Reducción de la distancia de frenada

Al disponer de una mayor contacto con el asfalto, la fuerza de frenada, generada por las pinzas de frenos, será más efectiva al disponer de más agarre en el asfalto. Este punto es interesante, ya que unos metros menos en una frenada imprevista pueden marcar la diferencia.

Perfil bajo = precisión

Generalmente, aunque siempre hay excepciones, los neumáticos más anchos, suelen incorporan un perfil más bajo, que proporciona un contacto del asfalto más directo con la llanta. El perfil bajo reduce la distancia de esta sobre el asfalto y genera una mayor precisión en la conducción. Sobre todo al tomar las curvas, ya que la fuerza de atracción es mayor y más estable.

Desventajas

Mayor consumo

Partiendo de la ventaja de la mayor superficie de contacto, este aspecto también tiene su lado negativo, ya que al también propicia un mayor consumo al ofrecer una mayor resistencia a la rodadura. Es decir, cuanto mayor sea la anchura del neumático el consumo se incrementará en la misma proporción (aquí el perfil no interviene, incluso un perfil más bajo, en última instancia, puede reducir el consumo, aunque ¡ojo!).

Menor comodidad

La reducción de la comodidad es técnicamente relativa. Si nuestro coche incorpora un sistema de suspensiones apto para el uso de calle, es decir, que su dureza esté en un término medio, aunque el contacto con el suelo sea mayor, no notaremos tanto los cambios.

Por el contrario, si las suspensiones que llevamos son más deportivas, con un grado de dureza superior, el mayor contacto con el asfalto se notará levemente superior, ya que la dureza y la anchura, hacen que notes cada irregularidad del asfalto.

Mayor aquaplaning

Como acabamos de comentar, una mayor anchura funciona mejor en el asfalto seco. Por otro lado, si rodamos sobre una carretera mojada, el aquaplaning se producirá antes sobre un neumático ancho, pues al abarcar más asfalto, más agua debe albergar el neumático.

Precio elevado

Finalmente, este tipo de neumáticos suele ser más caro. En la actualidad, la mayoría de los vehículos nuevos que salen a la venta, incorporan llantas de mínimo 17 pulgadas y claro está, que con esa medida no van a montar el ancho de unas llantas de 15. Sobre todo, el precio se incrementa si optamos por un perfil más bajo de lo normal.

En síntesis, cada conductor sabe el uso que le va a dar a su vehículo. Ahora que ha leído las ventajas y desventajas de cada tipo de neumático, es más sencillo conocer qué neumático se adapta mejor a su conducción. Si no se va a hacer un uso deportivo, lo mejor es montar un neumático normal, que no tenga unas dimensiones desproporcionadas con el tipo de uso. Aunque, por otro lado, si el uso va a ser deportivo, lo mejor será incorporar unos neumáticos ligeramente más anchos, siempre acordes a la medida de la llanta, y nunca reducir el perfil en más de una medida, pues podría ser igualmente inseguro.

  • ahorro
  • consumo
  • neumáticos
  • seguridad vial