Cada vez que vemos imágenes de algún incendio forestal es habitual ver también coches afectados por el mismo. Y es que, además de la catátrofe ecológica que supone ver monte y arbolado calcinado (por pocas hectáreas que sean las afectadas), es frecuente que estas desgracias se ceben también con vidas humanas, casas y vehículos. ¿Cómo actúa tu seguro ante estos casos? Intentaremos aclararlo.

Para empezar, depende del tipo de seguro que tengas. Cuando existe un tercero a quien imputar la responsabilidad  del incendio forestal, tu compañía aseguradora requerirá que pague los daños, incluso en el tipo de seguro más sencillo y económico que tengas. De no ser así, se harán cargo solamente en función de tu póliza.

En el caso del seguro a todo riesgo, no tendrás problema alguno, a no ser que tengas una póliza a todo riesgo con franquicia, en cuyo caso tendrás que pagar esa cifra. Si, cuentas con un seguro a terceros ampliado, el más común en nuestro país, suele incluir ese caso.

Has de tener en cuenta un factor clave en estos casos, la declaración del área afectada como zona catastrófica por parte del Estado. Eso da lugar a dos variables:

  • Espacio declarado como zona catastrófica: El Estado suele lanzar ayudas para todos los afectados y como tal podrás acogerte a ellas.
  • No declaración de zona catastófica: Pues toca afrontar los gastos (es aqui cuando entra en juego tu seguro).

Si te lo estás preguntando, un incendio no está considerado como catástrofe natural. En esos casos (terremotos, inundaciones, volcanes, tornados…) es el del Consorcio de Compensación de Seguros quien se hace cargo de los daños (siempre que el coche cuente con un seguro en vigor).

Llegados a este punto, es vital conocer en concreto las coberturas de tu aseguradora. Datos como la tasación del coche en caso de siniestro total, o si cubre todos los accesorios del coche. En casos como el de un incendio forestal puede ser que el coche no se encontrase en una carretera (sino aparcado en una pista forestal, por ejemplo) y en ocasiones las aseguradoras no consideran esas vías como aptas.

Además del valor del vehículo siniestrado, estas catástrofes acarrean costes que en principio no se barajan y muchas veces no consideramos a la hora de elegir un seguro del coche, como puede ser la estracción del coche del lugar del siniestro y su remolque o incluso gastos de extinción del incendio. Te recomendamos emplear nuestro comparador de seguros para dar con la póliza que, además de ajustarse a tu presupuesto, tengas mejores garantías en casos extremos como este que te contamos.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta