Xavier Chevrin no es ajeno a largas expediciones en un coche eléctrico. En 2008, montó un scooter eléctrico entre París y Kazajstán. No contento con eso, dos años más tarde estableció el récord de distancia recorrida en un vehículo eléctrico en un Citröen Berlingo eléctrico modificado por al viajar desde Shanghai en China a París. Fueron casi 13.400 kilómetros de viaje, que apenas le costaron 200 dólares en recargas de las baterías del coche.

Su última aventura le ha llevado desde Nairobi a Johannesburgo en poco más de seis semanas. Sabemos lo que estás pensando… menuda cruz lo de cargar el vehículo en esos parajes lejanos. Pero antes de empezar lo tenía claro: “Completar con éxito un viaje como este, no sólo depende de las increíbles prestaciones de una máquina, sino también de la gente que conoces a lo largo del viaje. Sin contar con asistencia ni paradas planificadas, tienes que confiar en los encuentros fortuitos, esperando progresar cada día de un punto al siguiente”.

mission-africa-11¡Y lo logró! El intrépido ecoaventurero completó su viaje por lo más profundo de África cruzando y recorriendo casi 5.800 km (3.603 millas), incluyendo 600 km de terreno escabroso. Ni siquiera una fractura en la pierna impidió que el francés completase el desafío de la Misión de África.

38 días después de salir de la sede del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) en Nairobi, la Berlingo eléctrica alimentada por la tecnología de Venturi puso fin a su aventura épica a través de Kenia, Tanzania, Zambia, Zimbabwe, Botswana y Sudáfrica de la misma forma que empezó: con una rueda de prensa.

El (al final de la avenura) barbudo Chevrin compartió detalles de su viaje y sus respuestas a las preguntas de los periodistas, investigadores y estudiantes de la Universidad de Johannesburgo, durante más de tres horas.

“Del total de 5.800 kilometros, máde 600 kilómetros de caminos”, dijo el de 45 años, profesor de Inglés. “Nos encontramos con barro (que era el final de la temporada de lluvia), caminos de piedra, un montón de arena y polvo. Pero el coche aguantó muy bien todas las adversidades. Venturi ha demostrado que la tecnología eléctrica se puede adaptar a todo tipo de terrenos en África, por lo que abre el camino a nuevas perspectivas económicas y ambientales en este continente”.

Carga del Citroën Berlingo

A pesar de que el viaje participan ruta cuidadosa planificación para tratar de asegurar que el vehículo no se quede tirado a kilómetros de distancia de cualquier lugar habitado, Chevrin todavía se debe persuadir a los locales para que le dejen recargar las baterías del vehículo. Todo un reto. “En primer lugar, tenía que convencer a la gente de que nuestro sistema es fiable y no iba a arruinar su instalación. Y eso que teníamos que prestar mucha atención y cuidado, debido a las diferentes intensidades de las corrientes que encontramos. Además, los códigos de colores de las conexiones no eran siempre los mismos, así que realmente debía tener cuidado al enchufar el coche”.

Sin embargo, se las arregló para cargar la batería de níquel de cloruro de sodio con 70,5 kWh del Zebra Para Venturi, unas 40 veces en seis países diferentes. En una ocasión la tarea resultó bastante dolorosa. Al tratar de desconectar el cableado en un cobertizo en Kabwe, Zambia, se cayó y se fracturó el pie. Por suerte fue el pie izquierdo así que no le impedía conducir y Chevrin continuó el viaje con una serie de tablillas y vendajes improvisados.

mission-africa-4En este estado, condujo el vehículo eléctrico hasta Livingstone el 5 de junio donde mostró el coche el día Mundial del Medio Ambiente… y tuvo que llamar a la policía para poder controlar la enorme multitud que se había reunido para verlo. Luego se detuvo en las Cataratas Victoria de camino a Botswana y el viaje casi tuvo un abrupto final en el delta del Okavango, cuando dos cargadores de batería explotaron una noche.

Afortunadamente tras unas reparaciones apresuradas Chevrin, y su copiloto Vivien Floris (fotógrafa y cámara), pudieron cruzar el desierto de Kalahari, antes de atravesar la frontera con Sudáfrica y llegar a Johannesburgo.

“Uno siempre debe tener en cuenta que se trata de un vehículo de serie, que ha sido sometido a condiciones extremas para las cuales no fue diseñado,” Gildo Pallanca Pastor, Presidente de Automóviles Venturi, se dice que dijo. “Muy a menudo, el coche eléctrico se presenta como el vehículo del futuro. Con estos retos diferentes, estamos demostrando que ya es el de hoy en día.”

Y no solamente en el mundo desarrollado, como comentó Chevrin: “Cruzamos varios parques naturales bastante grandes y sus directivos comentaban que esta tecnología puede ser la respuesta perfecta a sus problemas: la vida salvaje no tiene miedo de acercarse porque no hacen ruido y no emiten contaminación de ningún tipo. Estos gerentes están realmente interesados ​​en fomentar el uso de vehículos eléctricos”.

Puedes ver los momentos más destacados de este épica aventura en el siguiente video:


Vía: Mission Africa, Venturi Global Challenges.

Galería de fotos:

Ver galeria (14 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta