Si nos sigues a menudo sabrás que nos encantan los coches de Steve McQueen, el mítico actor enamorado de los coches y las competiciones automovilísticas. Pues bien. Pues bien, ahora sale a subasta uno de esos coches que conduzco. No sus famosos Porsche 356 Speedster, Jaguar XK-SS, o el Ferrari 250 GT Berlinetta Lusso, sino este Chevrolet DeLuxe Coupe Cabrio Styleline de 1951, que la estrella de Hollywood conducía en la última película de su ilustre carrera, The Hunter (1980).

A McQueen le gustó tanto el coche que después del rodaje compró el coche para su colección personal. Desde luego, está catalogado en los libros de los vehículos del actor y el coche sale a subasta con un certificado de autenticidad que declara que era propiedad del famoso actor, antes de ser comprado en una subasta celebrada en el Hotel Imperial Palace de Las vegas los días 24  y 25 de noviembre de 1984 en Las Vegas. Esl documento está firmado por los hijos del actor Terry y Chad.

Actualmente es propiedad de Rick Harrison, protagonista de una serie en el canal de Historia norteamericano y conocido por su atención al detalle para determinar el origen y los antecedentes de sus inversiones… como este descapotable Chevrolet.

El Chevrolet fue restaurado hace unos diez años, para mantener las especificaciones de fábrica originales. Su motor de seis cilindros y 92 CV de potencia cestá acoplado a un cambio manual de tres velocidades, con el que el personaje de McQueen luchaba, de una manera cómica, a lo largo de la película.

Todo su interior es de cuero y los bordes de parabrisas, ventanillas laterales y la luneta trasera son de acero inoxidable, a juego con las molduras de las aletas delanteras y las puertas, y el guardabarro trasero. Solamente se ha actualizado el sistema eléctrico (ahora de 12 voltios) y cuenta con un estéreo de la década de 1980 instalado bajo el tablero de instrumentos para no alterar la apariencia original del salpicadero.

El actor mejor pagado de Hollywood, con películas en su haber como Papillon, La gran evasión, El secreto de Thomas Crown, Bullitt y, por supuesto, Le Mans, era un piloto de carreras con talento se ha convertido en un icono de la cultura pop, cuyo look es continuamente imitado.  Por eso este coche se convertirá en objeto de deseo rápidamente.

La intención original de McQueen era de de dirigir y protagonizar The Hunter, pero el cáncer que finalmente le quitó la vida lo impidió. Debido a su reputación de excelente conductor, la idea fue hacer de él un un pésimo piloto en este film. De hecho el personake se pasa toda la película intentando no no chocar con nada en su Chevrolet Convertible DeLuxe Styleline.

En la publicidad de The Hunter, el estudio utilizó el siguiente eslogan respecto a Steve McQueen: “No es tan rápido como solía ser… eso es lo que lo hace humano. Es un cazarecompensas… y eso es lo que lo hace peligroso”. Este es el trailer de la película The Hunter, la última de Steve McQueen:


Fuente: Auctions America

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta