El BMW Serie 3, versión 2010, es pura novedad. Emplea la última tecnología procedente de ZF. No sólo en tracción, chasis sino también en dirección. Los nuevos amortiguadores de vibraciones de ZF SAchs. Con mayor confort para los neumáticos de tecnología Runflat.  Una caja de cambio manual, seis velocidades u opción automática, con sincronizaciones de carbón, un nuevo cambio interior y la lubrificación por inyección. Con mucho menor consumo en la dirección eléctrica Servolectric. Todo un lujo para el usuario que quiera decantarse por el nuevo Serie 3.

La Serie 3 de BMW ha  sufrido una remodelación. Para ello, confían de nuevo, plenamente, en la tecnología Runflat que tan buenos datos le ha dado en sus neumáticos. Recordemos que se trata de un sistema que da muy buenos resultados en caso de sufrir el tan temible pinchazo en carretera, aunque hay un pequeño problema. ¿Cuál? Que estos neumáticos suelen reducir la  comodidad en conducción. Por lo que el usuario, conocedor de la Serie 3, puede notar ciertas interferencias en los primeros contactos de conducción. Aunque irrelevantes pasado un tiempo.

BMW es consciente de este defecto y por ello, para mejorar esta pequeña pérdida de confort, ZF Sachs ha elaborado unos amortiguadores de vibraciones especiales con válvulas lineares en pistón. ¿Por qué? Porque sus características están óptimamente amoldadas a las de los neumáticos Runflat.

¿Y dónde podemos encontrar esta nueva tecnología? En el tren de accionamiento.  Procedente de ZF. La nueva caja de cambios manual, de seis relaciones, tiene mayor eficiencia que la anterior  y una lubricación por inyección que ayuda a rebajar el consumo. Un hecho relevante en para cualquier usuario en estos tiempos de crisis. Y si a esto le sumamos que se puede combinar con el sistema Start-Stop (arranque-parada), no podemos dejar de felicitar a BMW. El nuevo cambio realizado en el interior y las sincronizaciones efectuadas de carbón acrecentan el confort en el cambio de marchas.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta