No es la primera vez que la industria del motor se cuestiona acerca de la viabilidad del aire comprimido como fuente de energía para su uso en la automoción. Hace ya un par de años los fabricantes MDI, Tata, Air Car Factories y Energine, firmaron una alianza comercial para el desarrollo de un medio de transporte económico y ecológico que funcionaria con aire comprimido.

Han pasado dos años y ahora ,Sasa Trajkovic, un estudiante de doctorado de la Universidad de Lund, en Suecia, asegura que tras la realización de varios simulacros ha conseguido ahorrar un 60% de combustible en los autobuses que circulan por ciudad, gracias a la reutilización del aire comprimido que se genera en las frenadas. Además, y siempre según los cálculos obtenidos en las simulaciones, hasta el 48% de la energía de frenado, que se comprime y queda almacenada en un tanque de aire que va conectado al motor, puede ser reutilizado a posterioridad.

La forma más usual de frenado regenerativo es donde motor eléctrico de un vehículo se utiliza como un generador eléctrico para capturar la energía cinética del vehículo, que de lo contrario se pierde como calor al frenar. El generador convierte la energía cinética en electricidad, que se alimenta entonces de nuevo en la batería del vehículo, donde se almacena para uso posterior. Esta investigación sugiere que un híbrido neumático, capaz de almacenar la energía en forma de aire comprimido sería mucho más barato de producir que la actual generación de baterías que se utilizan en vehículos eléctricos e híbridos , ademñas de que podría reducir a la mitad el consumo de combustible de los vehículos.

El aire del motor híbrido, que funciona con gasolina, gas natural o diésel que utulizan los motores de combustible de propulsión, no requiere materiales caros, por lo que sería más barato de fabricar. Además, también ocupan un espacio mucho menor que un motor híbrido eléctrico.

Hasta la hecha, y aunque otros investigadores ya habían realizado avances significativos, nadie había conseguido hallar un sistema que lograra la reutilización de dicha energía en cantidades tan elevadas. Buen ejemplo de la efectividad de esta tecnología en un sistema más primitivo, se ha demostrado eficaz en los vehículos eléctricos, que hacen uso de la energía de frenado para cargar las baterías.

Sus simulaciones mostraron que los autobuses de las ciudades podrían reducir su consumo de combustible en un 60%. A pesar de que los motores neumáticos se inventaron hace más de un siglo y ha habido algunos intentos (hasta ahora sin éxito) para crear un coche de aire comprimido, la idea de los híbridos de aire solamente fraguó hace un par de décadas. La mayor parte de la investigación anterior fue teórica, pero los investigadores de Lund dicen que ahora es la primera vez que alguien ha hecho experimentos con un motor híbrido de aire real.

Para Per Tunestal, uno de los investigadores más reputados de la Universidad de Lund, esta tecnología puede ser mucho más eficiente y económica en automóviles híbridos de aire. “Esta tecnología es totalmente realista. Recientemente, un fabricante de coches de la India se ha puesto en contacto con nosotros para empezar el desarrollo de estos híbridos de aire”, asegura.

Fuente: Universidad de Lund

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta