Logo de Noticias Coches
Alvis Graber Super Coupe Continuation 2021 (10)
Luis Blázquez

Alvis Graber Super Coupe, un gran turismo que regresa de entre los muertos

Establecida en 1919, Alvis fue uno de los constructores más importantes de Gran Bretaña en los primeros días del automóvil. Lanzó casi 30 modelos distintos en 50 años, que van desde sedanes y coupés hasta descapotables y deportivos. Sin embargo, la empresa se disolvió en 1967, cuando se incorporó a la British Leyland Motor Corporation (BLMC). Décadas después, está de vuelta con un nuevo modelo. Bueno, nuevo y añejo a la vez, puesto que el Alvis Graber Super Coupe data de mediados de los 60.

Thomas George John fue el hombre que fundó la empresa en Coventry, contando en sus inicios con carrocerías suministradas por Cross & Ellis and Carbodies. En 1925, Alvis se había convertido en el primer fabricante de coches del mundo en diseñar y competir con un modelo de tracción delantera. Un año más tarde, el Alvis GP de ocho cilindros en línea corrió en Brooklands y marcó una velocidad punta de 195 km/h. Con este mismo modelo ligeramente actualizado, Alvis acabó primero y segundo en las 24 Horas de Le Mans de 1928.

La compañía comenzó a producir y a comercializar coches de tracción delantera ese año, ante el éxito que estaban teniendo. En 1933, la marca diseñó la primera caja de cambios totalmente sincronizada del mundo y comenzó a trabajar en el primer coche británico con una suspensión delantera independiente. Después de la guerra, Alec Issigonis (el posterior creador del Mini) se unió a la marca para diseñar un prototipo de motor V8. Rover tomó una participación mayoritaria en Alvis en 1965, pero tras la compra de BLMC, se archivó la idea.

En 1968, la división de vehículos de pasajeros de Alvis se trasladó a Kenilworth. Allí se almacenan actualmente 60.000 dibujos de obras, fichas técnicas y archivos de correspondencia. A través de Red Triangle, de propiedad absoluta, la renacida firma continuó fabricando piezas y restaurando automóviles Alvis para clientes existentes en todo el mundo desde hace más de una década. Así es como llegamos a este momento, con la primera unidad del magnífico Graber Super Coupe de la serie Continuation lista para ser disfrutada por su dueño.

Este ejemplar ha tardado dos años en construirse, en parte motivado por las circunstancias de la pandemia, y es uno de un total de seis que la marca ofrecerá a sus clientes. Cada uno de ellos está construido con una especificación a medida con opciones como aire acondicionado, y todos cumplen con los requisitos legales para ser llevados en la vía pública. Se han desarrollado a partir de los bocetos originales y cuentan con un motor de seis cilindros en línea de 3.0 o 4.3 litros de desarrollo y fabricación interna, que otorga un plus de caché.

Este vehículo se basa en las antiguas existencias de chasis y bloques de motor, cuidadosamente almacenadas por Alvis desde que cerró la fábrica de Coventry en 1967. Fue entonces cuando las piezas de fábrica y las estanterías se trasladaron a Kenilworth, donde se ensambló este Graber Super Coupé. Gracias a la adición de inyección de combustible, una relación de compresión más alta (9,5: 1) y los modernos procesos de mecanizado digital que dan como resultado tolerancias más estrictas, el motor produce 172 CV, 42 CV más que el original.

El par motor también se eleva a 283 Nm a 3.750 rpm y puede alcanzar las 60 mph (97 km/h) en 8,9 segundos. Para conjugar con el incremento de energía motriz, nuestro protagonista también cuenta con cinturones de seguridad y una columna de dirección colapsable. “Ver el Graber Super Coupé dejar la fábrica en Kenilworth por primera vez fue un gran momento para todos nosotros en The Alvis Car Company”, dice el director jefe Alan Stote. “Nuestro personal ha trabajado tanto para producirlo durante los últimos dos años, que es casi triste verlo irse.

“La carrocería totalmente de aluminio se ve impresionante de cerca, el motor funciona sin fallas y el interior hecho a mano es cómodo y elegante. Como un paquete completo, este Graber sirve como un recordatorio de que nuestros procesos de fabricación, que no se han cambiado en Alvis desde comienzos de la década de 1920, todavía generan un producto de la más alta calidad. Y, a diferencia de tantos coches Continuation, nos hemos asegurado de que se pueda disfrutar en una carretera abierta”, añade el representante de la compañía inglesa.

Alvis invita a los compradores a personalizar la cabina, ya sea eligiendo una decoración existente de los folletos de época o comenzando desde cero y creando la suya propia. La persona que se ha hecho con el primer Graber Super Coupe eligió un cuero y una moqueta marrón, así como un volante con el aro de madera, entre otras opciones. Si bien sí se realizan algunas modificaciones en nombre de la modernidad, el cuadro de instrumentos mantiene sus indicadores analógicos, y el conjunto en general corresponde a la perfección con la época.

¿Quiero uno? Te sugerimos que no te hagas muchas ilusiones, porque Alvis solo construye estos coches por encargo. El primer Graber Super Coupe va camino de reunirse con un cliente en Japón antes de que acabe 2021, y la firma británica ya ha comenzado a construir su segundo automóvil de la serie Continuatio, un Graber Convertible (descapotable), que también ha sido pedido por un japonés. El precio comienza en 323.000 libras esterlinas, lo que representa aproximadamente 375.000 euros al tipo de cambio actual. Es el precio de la artesanía.

Fuente: The Alvis Car Company

Galería de fotos:

  • coches clásicos
  • coupé
  • restauración