Logo de Noticias Coches
Le Mans winner cars and their contemporary witnesses (2013). M13_3243_fine
Redacción

Las mejores anécdotas de las 19 victorias de Porsche en Le Mans

Las 24 Horas de Le Mans es la prueba de resistencia por excelencia y la carrera más exigente del mundo. Porsche ha competido en casi todas sus ediciones desde 1951 y ha batido todos los récords, consiguiendo nada menos que 19 victorias absolutas, la última en hace unas semanas.

Aquí resumimos las anécdotas más curiosas de los éxitos de Porsche en la prueba francesa:

1970: el año en que se rodó la famosa película “Le Mans”

1970 fue el año en el que se rodó la famosa película “Le Mans”, protagonizada por Steeve McQueen. El actor quiso aparecer conduciendo el Porsche 917 K número 20 de Jo Siffert y Brian Redman, uno de los favoritos para la victoria final en esa edición, pero Siffert revolucionó demasiado el motor a mitad de carrera y rompió la mecánica.

1971: la famosa decoración Martini-Racing consigue su primera victoria en Le Mans

La decoración del equipo Martini-Racing es una de las más reconocidas por los aficionados. En el ‘71, en su segunda aparición en Le Mans, uno de esos coches ganaba la carrera por delante de los vehículos oficiales de John Wyer Automotive, decorados con otros colores míticos: los de Gulf. Martini-Racing también había ganado en Sebring y Nürburgring ese año.

La del 71 fue la edición de los récords. Pedro Rodríguez batió la vuelta rápida con un Porsche 917 LH, realizando un tiempo de 3:13,9 minutos en entrenamientos. Y también batió la vuelta rápida en carrera con 3:18,4 minutos. El Porsche ganador de Marko/Van Lennep hizo el récord de distancia, con 5.335,313 km y 397 vueltas. Y hubo 33 Porsche en la parrilla, récord de participantes de una marca.

1976: primer coche con motor turbo en ganar la prueba

El Porsche 936 de JackyIckx y Gijs van Lennep fue el primer coche con motor turbo en ganar las 24 Horas de Le Mans. Esta arquitectura de motor venció en trece ocasiones más hasta 1998.

Al final de la carrera, el 936 líder tuvo que entrar en boxes durante media hora para reparar una fisura en el escape, pero tenía tanta ventaja que volvió a salir sin haber perdido el liderato y pudo cruzar la meta en primera posición con facilidad.

1977: Victoria a pesar de los problemas mecánicos

El Porsche 936 ganador se quedó con sólo cinco cilindros funcionando al final de la carrera, pero Jürgen Barth consiguió realizar las últimas dos vueltas en el tiempo mínimo y cruzó victorioso la meta… echando una humareda por el tubo de escape.

1979: Victoria gracias a las reparaciones realizadas por el propio piloto en medio de la prueba

No fue una victoria fácil. A falta de poco más de tres horas para acabar, el 935 se paró en el arcén porque se le salió la correa de la inyección. Gracias a los ensayos anteriores, Don Whittington pudo colocarla, hasta dos veces, antes de llegar a boxes para ser reparado. Su ventaja de catorce vueltas permitió al equipo Kremer ganar.

1981: primera vez que el coche de seguridad tiene que parar la carrera en Le Mans

Por primera vez en la historia un coche de seguridad neutralizaba la carrera en Le Mans. Sucedió hasta en tres ocasiones por graves accidentes, dos de ellos con víctimas mortales, dos comisarios y el piloto Jean-Louis Lafosse.

1983: de los 20 coches participantes 13 eran de Porsche

Hasta diez Porsche 956 participaron, entre coches oficiales y de clientes. Ocho de ellos consiguieron los primeros ocho puestos y otro quedó décimo. De los veinte coches que pudieron clasificarse en la carrera, trece eran Porsche. Impresionante.

1986: 9 Porsche entre los 10 primeros

Nueva demostración de fiabilidad y prestaciones, con nueve Porsche entre los diez primeros coches de la clasificación final absoluta. Por primera vez ganaba el Porsche 962C, con Derek Bell, Al Holbert y Hans Stuck al volante.

1987: Victoria aplastante con 20 vueltas de ventaja sobre el segundo

En 1987, los Porsche 962C contaban con el motor de 3 litros y casi 700 CV de potencia. Pero el equipo oficial sólo tenía dos unidades en la parrilla, ya que se perdió un chasis en una salida de pista en Weissach y otro en los entrenamientos de Le Mans. No obstante, el trío ganador del año anterior conseguía una victoria aplastante, con 20 vueltas de ventaja sobre el segundo.

1998: primeros prototipos sin relación alguna con los modelos de calle

Para 1998 la normativa de los GT1 se liberó hasta convertirlos en auténticos prototipos de carreras. Así pues, salvo el motor, el Porsche 911 GT1-98 no tenía nada que ver con los GT1 del 96 y 97. De hecho, fue el primer coche de carreras de Porsche construido con un chasis completo de fibra de carbono, sin nada relacionado con los coches de calle. Eso sí, por normativa se produjo la conveniente unidad de calle para pasar la homologación.

La victoria del 911 GT1-98 llegó tras una larga lucha con los Toyota, en la que hubo varios cambios de líder y un final muy competido. Ganó el Porsche número 26 de Alan McNish, el debutante Laurent Aiello y el nuevo piloto en el equipo Stéphan eOrtelli.

2015: primer piloto de Formula 1 en activo en ganar en Le Mans

Nico Hulkenberg, piloto del 919 Hybrid ganador, se convirtió en el primer piloto de Formula 1 en activo que participaba también en las 24 Horas de Le Mans desde hacía décadas, recordando tiempos pasados en los que se participaba en varias disciplinas a la vez, desde el GP de Mónaco a la Targa Florio.

Hulkenberg admitió que el objetivo inicial era rodar muy fuerte, aunque alguno de los coches se quedara por el camino, para acabar con un coche en el podio. Pero el resultado fue otro: un nuevo doblete para Porsche y la victoria 17, dieciséis años después.

2016: Victoria de Porsche en la última vuelta

La victoria in extremis de 2016, cuando el Toyota de Nakajima se quedó sin potencia en la última vuelta, esconde el tremendo esfuerzo que hizo el Porsche número 2 para meter presión al líder. Incluso se cambiaron los cuatro neumáticos en una parada no programada, a 11 minutos del final, para aumentar la velocidad en las últimas vueltas.

2017: Remontada antológica

Nunca se debe menospreciar la capacidad de Le Mans para sorprender a propios y extraños. A cuatro horas del final, el 919 Hybrid número 1, que rodaba tranquilo, sin forzar, hacia la victoria, tuvo que abandonar. La carrera por llegar a la cabeza del Porsche número 2, muy retrasado por una avería al principio de la prueba, se convirtió en una memorable remontada. A menos de dos horas para el final, Timo Bernhard se colocaba primero, a pesar del gran tráfico en pista, pues 48 coches finalizaron la carrera.

Fuente – Porsche

Vía – Newspress

Galería de fotos:

  • competición
  • Le Mans
  • Porsche