Si somos sinceros, aquellos que somos conductores sabemos de primera mano que es realmente difícil hacerse con hueco en cualquier centro de una ciudad, que no tiene por qué ser una capital. Muchos estaréis pensando que es culpa del ayuntamiento pertinente porque no hace más plazas de aparcamiento, pero, en gran medida, somos nosotros los culpables de que eso ocurra. ¿Qué ocurre con los medios de transporte alternativos? ¿Y con los aparcamientos automatizados?

Sí, hablamos del transporte compartido, las bicicletas, los patinetes y cualquier otra forma de desplazarse que no implique un coche en propiedad. Muchos los utilizamos, ya sea en mayor o en menor medida, y cada vez su uso es más extendido, pero la correcta evolución de éstos está avanzado mucho más lenta de lo que otros tantos anticipaban. Esta es la razón por la que los aparcamientos automatizados se están volviendo cada vez más vitales en las grandes ciudades, especialmente porque pueden proporcionar la cantidad de lugares disponibles con antelación.

Sin embargo, la Universidad Tecnológica de Nanyang (NTU) en Singapur ha adoptado un enfoque verdaderamente innovador que impulsa aún más el concepto de aparcamientos inteligentes. El proceso está totalmente automatizado de un extremo a otro, por lo que, básicamente, lo único que tienes que hacer es estacionar tu coche y luego marcharte sin preocuparte por los pagos ni nada. Su funcionamiento es similar al de otros, pero esta vez la implementación está basada exclusivamente en la revolución tecnológica con el fin de hacer la experiencia más conveniente.

En primer lugar, una aplicación móvil de nombre “GoParkin” muestra los espacios vacíos en un aparcamiento con anticipación, junto con las tarifas para cada región. Si encuentra algún hueco disponible, conduces hasta el sitio y dejas el coche ahí sin necesidad de detenerte en los cajeros del parking o coger un ticket de parquímetro. Todo al tiempo que ofrece a los operadores de los aparcamientos importantes ahorros en costes operativos y de mantenimiento. Ahora es el momento de conocer cómo funciona el sistema, el cual ha recibido el nombre de Smart Car Park.

Todo es gracias a unas serie de cámaras de nueva generación que escanean automáticamente la matrícula del vehículo cuando entra y crean una cuenta que se usa para determinar cuánto hay que pagar. Al salir, las cámaras escanean la nuevamente la matrícula, calculan la tarifa de estacionamiento, y luego el sistema se conecta a la aplicación móvil donde se inicia de forma automática una transacción basada en una tarjeta de crédito guardada en el smartphone. Eso es como estar como en un pueblo de campo, donde puedes parar, hacer lo que tengas que hacer, e irte.

No es necesario detenerse en barreras o interactuar con nadie, algo que se ha convertido en una premisa en estos días. Pero esto no es todo. Si bien ya existen conceptos similares en otras partes del mundo, los funcionarios locales están utilizando más tecnologías para otras capacidades avanzadas. De hecho, esta regulación de plazas utiliza un cerebro en la nube con sensores instalados en varias partes del conjunto de sitios para generar datos adicionales, como información sobre el mantenimiento, o los momentos en que el todo se llena como un centro comercial en viernes.

“La nueva plataforma Smart Car Park es un ejemplo de otra innovación que mejora la vida cotidiana a través de soluciones tecnológicas. […] Aprovechamos el poder de la tecnología de una manera sostenible para mejorar la calidad de vida de los miembros de nuestra comunidad. Nos permitirá mejorar la experiencia de visitar, vivir y trabajar en NTU para nuestros estudiantes, empleados e invitados. También nos brindará mejores conocimientos y análisis de datos para mejorar nuestros servicios y reducir los costes”, dijo el profesor Subra Suresh, presidente de la universidad.

El aparcamiento inteligente sin barreras ha comenzado a funcionar en tres lugares habilitados dentro del campus principal de Jurong del NTU. El sistema se implementará progresivamente en los 59 aparcamientos de los campus de la Universidad, incluidos Novena y One-North, y cubrirá más de 4.000 sitios cuando se complete a finales de 2021. Lamentablemente, no hay todavía ninguna prueba audiovisual que lo pueda demostrar la eficacia de su planteamiento, pero si funciona, quién sabe si no los vamos a ver dentro de unos años por la península o las islas.

Fuente: Universidad Tecnológica de Nanyang 

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta