Ya el año pasado conocimos una nueva generación del Audi A6 Avant, el familiar por excelencia de la marca de los cuatro aros. Sin embargo, su gama parecía quedar algo huérfana a falta de la llegada de versiones más potentes y prestacionales. Para llenar ese hueco ha sido lanzado el Audi S6 Avant 2019, que será el tope de gama de este modelo hasta la llegada de un futuro RS 6 Avant. Su llegada suscita algo de polémica por haberse realizado un cambio de combustible.

En su generación anterior este modelo escondía bajo el capó un enorme V8 biturbo de 4.0 litros de gasolina. Para el modelo entrante se ha optado por un V6 TDI de 3.0 litros, un bloque que ya se utilizaba en otras versiones menos prestacionales. Para compensarlo se utiliza una tecnología inédita en la marca. Cuenta con el sistema eléctrico de 48 voltios pero también un compresor accionado eléctricamente.

Ese sistema podrá sonar, pues ya había sido montado anteriormente en el Audi SQ7, aunque en esa ocasión con el V8 TDI. El compresor eléctrico es un elemento muy similar a un turbo que puede girar a una velocidad de 70.000 rpm y que se encarga de insuflar aire para que uno de los otros turbos no desfallezca. De esa forma se consigue eliminar el lag y también hace que el V6 TDI alcance una potencia de 350 CV y 700 Nm de par entre las 2.500 y las 3.100 rpm.

Como en otras ocasiones, la única opción para el cambio es la transmisión automática tiptronic de ocho relaciones y para la tracción es la total quattro. Lo cierto es que son 100 CV menos que lo que entregaba el anterior S6 Avant con el bloque V8, pero las prestaciones no andan demasiado alejadas. Este familiar es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 5,1 segundos y su velocidad máxima ha sido limitada a 250 km/h.

Además de por prestaciones, el Audi S6 Avant también destacará por su eficiencia. Homologa un consumo de 7,9 l/100km y unas emisiones de CO2 de 207 g/km. Eso ha sido posible gracias a la microhibridación, que la marca estima que ayuda a rebajar el consumo en medio litro. Con el sistema eléctrico de 48 voltios también se consigue un modo vela extendido que puede llegar hasta los 40 segundos y un Start/Stop que funciona desde los 22 km/h.

Promete un comportamiento dinámico interesante al montar un diferencial autoblocante central. Este sistema también aporta seguridad al ser capaz de mandar un 70 % de la potencia al eje delantero y hasta un 85 % al trasero en función de si hay pérdidas de adherencia. La suspensión deportiva S y una dirección más reactiva le darán más carácter y también es posible añadir opcionalmente elementos como la suspensión neumática o los frenos carbocerámicos.

En el Audi S6 Avant también se suman una serie de detalles distintivos que le dan ese toque extra de deportividad. En el exterior hay tomas de aire más generosas, llantas de nuevo diseño o cuatro salidas de escape. El aluminio será el protagonista tanto en el exterior como en el interior. En el habitáculo además se suman los asientos deportivos S o un volante específico.

Fuente: Audi

Galería de fotos:

Ver galeria (26 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta