El pasado año fue presentado el Audi TT Roadster 2019, el descapotable compacto de la firma de los cuatro aros. En primera instancia llegaron las versiones de cuatro cilindros, pero la gama quedaba algo huérfana. Faltaba por llegar el Audi TT RS Roadster 2019, el espectacular tope de gama que acaba de ser presentado y que incluye las mismas novedades de la última actualización del modelo y algunos detalles más.

El diseño exterior es el habitual, el que ya conocíamos. Destaca por sus formas rectilíneas y angulosas que le dan un carácter bastante agresivo. En el frontal destacan los estrechos faros LED (opcionalmente Matrix LED), que quedan a ambos lados de la parrilla Singleframe octogonal, que tiene en esta versión un marco de color negro en el que destaca la denominación quattro en acabado titanio. Se completa con unas tomas de aire de mayores dimensiones y con un spoiler que puede ir en aluminio o en negro.

En esta versión descapotable, la capota de tela solamente puede ir en negro y se abre en apenas 10 segundos gracias al accionamiento eléctrico. Repite con sus llantas de 19 pulgadas (20 pulgadas opcionales), con ese llamativo alerón trasero y con doble salida de escape con diseño ovalado. Este modelo se puede escoger con hasta ocho colores, destacando el específico verde Kyalami, el naranja pulso, azul turbo o el gris Nardo que lleva la unidad de las imágenes.

En el interior tampoco hay demasiados cambios. El Audi TT RS Roadster cuenta con los detalles específicos de la versión como el volante RS con los botones de arranque y modos de conducción, unos asientos deportivos con tapicería de Alcántara, molduras o alfombrillas. Incluso se ve reflejado con más información en el sistema multimedia MMI Navegación plus con MMI touch que se manifiesta a través de la pantalla de 12,3 pulgadas del Virtual Cockpit.

En cuanto a su mecánica, sigue siendo la habitual 2.5 TFSI de cinco cilindros, que se mantiene sin cambios. Eso significa que cuenta con 400 CV y 480 Nm de par y que va ligado siempre a la caja de cambios automática S tronic de siete velocidades y a la tracción total quattro. Además de tener un sonido muy llamativo, ofrece unas prestaciones casi de superdeportivo, con una aceleración de 0 a 100 km/h en 3,7 segundos y una velocidad máxima limitada a 250 km/h (se puede deslimitar a 280 km/h).

Otro de los puntos destacados del Audi TT RS Roadster es su suspensión con una puesta a punto deportiva. Eso viene de serie, pero opcionalmente también se puede configurar con la suspensión deportiva RS sport plus, que cuenta con amortiguación adaptativa. Su comportamiento se transformará por completo con los modos de conducción del Audi drive select.

Fuente: Audi

Galería de fotos:

Ver galeria (24 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta