Logo de Noticias Coches
Austin-Healey 100 by Caton – 2
Mario Nogales

Austin-Healey 100 by Caton: la reinvención de un mito

No cabe duda de que el Austin-Healey 100S pasó a la historia por ser uno de los mejores modelos de competición salidos de Reino Unido en la década de los 50. Han pasado casi siete décadas desde que Donald Healey desarrollase este deportivo descapotable que toma su nombre de la capacidad que tenía de alcanzar las 100 mph (161 km/h). Ahora se le vuelve a rendir homenaje con un ejemplar muy especial. El Austin-Healey 100 by Caton es una especie de restauración moderna del modelo, lo que conoceríamos como «restomod» y ha sorprendido por varias cuestiones.

La primera es directamente el nacimiento de Caton como especialista británico en el mundo del motor. Se quiere centrar en el desarrollo de estos vehículos de corte clásico, que están hechos de forma artesanal y que incorporar detalles modernos. Lo quieren tratar prácticamente como una reinvención del modelo original al mantener su filosofía a la vez que tratan de mejorar algunos aspectos. Se han rediseñado los paragolpes de forma notable en este llamativo Austin-Healey 100 by Caton.

Se ha hecho para ocultar algunas partes del chasis y también para darle un toque más sofisticado. Por otro lado, cambia ligeramente la parrilla delantera, una de las claves de su diseño, que está hecha artesanalmente. Lo mismo ocurre con los faros, que ahora tienen tecnología LED y luces diurnas. Aparece una nueva salida de aire y un embellecedor en los flancos para darle más volumen. En la zaga, desaparecen las bisagras exteriores, que se cambian por unas ocultas en el interior.

Otros detalles que tiene el Austin-Healey 100 by Caton es una pintura especial que hace que se tenga que pasar dos semanas en el taller de pintura. Mención especial para las llantas de aleación de aluminio negro Borrani de 72 radios calzadas por neumáticos Michelin de fabricación moderna. En el interior la transformación también es destacada. Cambia la posición de la palanca de cambios para liberar algo de espacio, cambiando la transmisión original de tres velocidades por una nueva caja de cambios manual de cinco velocidades.

Además del espacio adicional en el interior, este Austin-Healey 100 by Caton también lleva unos pedales al estilo de los de competición. No faltan detalles modernos como los dos puertos USB, aunque no se han instalado pantallas ni sistemas multimedia modernos. La calidad de los materiales es sobresaliente, en el salpicadero y en los asientos se ha optado por cuero Bridge of Weir. Sin embargo, lo que más llama la atención es su mecánica.

Tomando como base un motor de Austin-Healey original se procede a aligerarlo y equilibrarlo, además de mejorarlo con un cigüeñal de acero, pistones de alta compresión, un árbol de levas de carreras, carburadores Twin H8 más grandes o un nuevo sistema de escape con salida lateral. El resultado es un bloque de cuatro cilindros y 2954 cc que entrega 187 CV y 264 Nm de par, suficientes para mejorar considerablemente sus prestaciones originales.

La sensación de conducción busca ser muy purista, de hecho, no se le ha instalado ni siquiera dirección asistida, sistema de ABS ni controles electrónicos de tracción o estabilidad. Pero sí que se han mejorado otros aspectos como la suspensión, que mantiene la configuración original de doble horquilla y resorte helicoidal ajustable en el eje delantero y de ballestas en el trasero, mediante nuevas barras antivuelco. Solamente se harán 25 unidades de este Austin-Healey 100 by Caton, que podrían rondar los 600.000 euros.

Galería de fotos:

  • Austin
  • coches clásicos
  • restauración