Las Autobahn alemanas son conocidas a nivel mundial por una condición prácticamente única que es difícil de encontrar a nivel público. La peculiaridad es que hay tramos de carretera que no tienen limitaciones de velocidad, un pequeño paraíso para los amantes del motor, que además tiene un funcionamiento envidiable gracias al civismo y a la cultura de la gente. El caso es que estos tramos sin restricciones podrían estar cerca de llegar a su fin.

El motivo no es otro que la contaminación, que parece estar afectando al automóvil a todos los niveles. Con el objetivo de reducir sus emisiones de CO2 y NOx, Alemania se plantea poner límites a estos tramos de Autobahn. Las emisiones en el transporte llevan sin bajar desde 1990 allí y ahora necesitan con urgencia cumplir los objetivos impuestos por la Unión Europea. Así que plantean esa medida y otras  en un borrador de ley que podría ser aprobado próximamente.

En dicho borrador se recoge el límite de velocidad a 130 km/h en las Autobahn, eliminando por completo esos tramos que no tenían restricción. Pero también aparece un aumento de los impuestos sobre el combustible que se aplicaría a partir de 2023. Lógicamente, el diésel sería el mayor perjudicado, hay que recordar que las ciudades alemanas tienen la potestad de prohibir a esos vehículos de sus calles, algo que ya ha pasado en Hamburgo y Berlín.

A lo anterior habría que sumar cuotas en la venta de vehículos eléctricos, obligando a los fabricantes a que vendan un porcentaje de coches ecológicos. Todavía no hay muchos detalles sobre estas medidas y tampoco parecen ser definitivas. En el mismo borrador se recoge que son sugerencias controvertidas y que no todas podrían ser aceptadas. En Alemania la industria automotriz es una de las más potentes y estamos seguros de que estarán en contra.

Fuente: Automotive News

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta