El Bentley Continental GT Convertible fue muy celebrada dentro de la marca de Crewe. Se trataba del nuevo descapotable para completar la gama, un modelo para rodar a cielo descubierto de forma distinguida. Ya vimos que hubo una interesante versión de lanzamiento y ahora llega una edición especial para potenciar (aún más) el lujo de este ejemplar. Hablamos del Bentley Continental GT Mulliner Convertible, que ha sido concebido fijándose hasta en el mínimo detalle.

Porque eso es precisamente lo que define a Mulliner, el departamento de personalización de Bentley y el que se ha encargado de hacer este Continental GT tan especial. En el exterior ya se puede percibir su condición con ver ese frontal en el que se estrena una parrilla Double Diamond, un concepto que se extenderá en el interior. Aunque el elemento más diferencial de este ejemplar son las llantas de 22 pulgadas que tienen un diseño de diez radios y tienen el logotipo autonivelante que se mantiene siempre vertical cuando la rueda gira.

Si pasamos al interior ese diseño Double Diamond se aplica en la tapicería de cuero hecha a mano. Los cuatro asientos, las puertas e incluso la cubierta trasera van cubiertas por este material con su correspondiente patrón de diamantes. Si tenemos en cuenta que cada uno de ellos requiere 712 puntadas, nos deja que para todo el habitáculo han sido necesarias casi 400.000 puntadas. De hecho, el periodo de bordado inicial del proyecto requirió 18 meses de trabajo.

En este Bentley Continental GT Mulliner Convertible se pueden elegir hasta ocho combinaciones y se incluyen elementos como el reloj Breitling de plata ubicado en el salpicadero. Otros puntos destacados de su equipamiento son la iluminación ambiental o el sistema de sonido Naim con 18 altavoces y 2.200 vatios de potencia. Incluso la llave de este ejemplar está hecha de forma artesanal y mantiene la configuración que se ha escogido para el vehículo.

Lo que no cambia es su gama mecánica, pues sigue estando disponible con el motor V8 biturbo de 4.0 litros con 550 CV de potencia o con el superlativo W12 biturbo de 6.0 litros que llega hasta los 635 CV. Cuando monta este último, el descapotable es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 3,8 segundos y alcanza una velocidad máxima de 333 km/h. Lo cierto es que el V8 no se queda muy atrás, ya que hace el 0 a 100 km/h en 4,1 segundos y su punta es de 318 km/h.

Galería de fotos:

Ver galeria (9 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta