Los amantes de los coches sabemos que Italia ha disfrutado de los mejores diseñadores de automóviles, creadores de verdaderos hitos en la historia del automóvil. Uno de los constructores que dio forma a los diseños de esos diseños fantásticos fue Bizzarrini, la marca que está detrás de este Manta Concept de 1969, un prototipo único cuyo objetivo principal era relanzar la marca en los años 70.

Cuando uno mira el Manta, incluso hoy en día, no puede evitar prestarle toda su atención. Es un automóvil con carácter, agresivo, de líneas fuertes y radicales que respira velocidad por todos sus poros. Fue un diseño de Giugiaro, entonces en la marca Italdesign, y estaba basado en el chasis del Bizzarrini 5300 GT, un vehículo de competición de la marca. Lo ves y no crees que fuese construido en apenas 40 días, a toda carrera.

Este “hecho aislado” de Bizzarrini, numerado como 6901, tuvo una gestación azarosa. Giorgietto Giugiaro, Ghia y Bertone, estaban interesado en construir un show car basado en el chasis P538. Bizzarrini suministraba el chasis, Giugiaro creaba la carrocería… y los beneficios obtenidos de la venta del coche se dividían entre amnos. El chasis suministrado era el del coche que había competido en Le Mans, que se envía a la recién formada Compañía ItalDesign. El diseño resultante se denominó Manta.

El público vio el coche por vez primera en el Salón del Automóvil de Turín de 1968. Estaba pintado en color verde lima y, sin duda, fue uno de los más destacado de la feria. Más tarde, el Manta fue enviado a los Estados Unidos, donde se le pierde la pista y no se volvió a ver hasta el final de la década de 1970.

Interior del Manta. Para tres personas, con el conductor en posición central

Cuando lo encuentraron, descubrieron que le habían dado una mano de pintura plata. Se demostró una vez más en la fiesta del 20 aniversario de Italdesign en 1988 como uno de los aspectos más destacados de los eventos y de la carrera de Bizzarrini.

En los últimos tiempos, el coche se ha restaurado para que volviese a retomar su aspecto original de 1968. Casi estaba acabado el proceso de restauración, cuando en marzo de 2005 el Manta fue comprado por su actual propietario, que lo presentó al concurso de elegancia Pebble Beach… Y lo ganó (y ahí se presentan coches tan espectaculares como los que pudimos ver en Pebble Beach 2012 y en el concurso de elegancia de 2011. Al año siguiente, en 2006, también ganó el premio de su clase en Amelia Island, ya con la restauración al completo, realizada por Rod Drew de FAI en Costa Mesa, California

Para varios diseñadores italianos significó un punto de partida hacia nuevos diseños (hay quien lo considera el antepasado del Lamborghini Countach). Su amplio parabrisas y ventanas laterales generosas le dan una excelente visibilidad y le imprimen una imagen despejada. Y sus tres asientos delanteros suponen toda una ravolución. Cuesta creer que fuera diseñado y construido en apenas cuarenta días. En su presentación arrasó entre el público… Y a nosotros nos sigue encantando.

Vía: CNN
Galería de fotos del Bizzarrini Manta:

Ver galeria (16 fotos)

4 COMENTARIOS

  1. ¡Qué pieza de museo por su valor histórico e inspirador de los modelos actuales! Ahora bien, dudamos que triunfase tal peculiar diseño en los vehículos actuales.

Deja una respuesta