Este es el prototipo BMW i Hydrogen Next. Lanzado en Salón de Frankfurt 2019, este modelo actúa como un precursor del próximo modelo de la gama X5. Se hará realidad de forma limitada en 2022, y, como bien habrás intuido, estará movido por celdas de combustible de hidrógeno. Dependiendo de las condiciones del mercado y el soporte de la infraestructura, la compañía tiene intención de ofrecer esta tecnología en sus coches en 2025.

El BMW i Hydrogen Next comparte su blanca carrocería con la del X5 de actual generación (G05), aunque con algunas pequeñas alteraciones cosméticas para que se distinga como uno de los modelos más ecológicos de la compañía alemana. Hay una parrilla con tintes azulados desarrollada específicamente para esta versión, un juego de llantas de aleación más ligeras y un difusor posterior rediseñado con salidas de escape en blanco y molduras azules.

Además del hecho de que funciona con electricidad generada por una pila de celdas de combustible de hidrógeno, hay poca información técnica disponible sobre el BMW i Hydrogen Next. Estamos seguros de que la información se irá filtrando de aquí a tres años, que es lo más temprano que BMW espera que pueda tener vehículos alimentados con hidrógeno en manos de clientes cuidadosamente seleccionados; no se venderá en serie.

El único subproducto en el proceso químico que permite a estos coches convertir hidrógeno y oxígeno en electricidad es el agua

La idea de un BMW movido por celdas de combustible puede parecer una novedad para algunos, pero ya tanteó en el pasado con algunos vehículos de hidrógeno, como el H2R Concept (2004) o el Hydrogen 7 (2007), basado en el BMW Serie 7 (E66). En 2013, los bávaros firmaron un acuerdo con Toyota para trabajar conjuntamente en esta tecnología y ambos empezaron a tantear con un pequeño número de Serie 5 GT de hidrógeno en 2015. La firma nipona empezó a vender el Mirai ese mismo año.

A pesar de los altos costos de producción, los vehículos con celdas de combustible de hidrógeno están ganando aceptación como una alternativa a los vehículos eléctricos con batería, en parte porque pueden proporcionar tiempos de recarga y autonomías similares a los de los automóviles de gasolina y diésel. Sin embargo, en los tiempos que corren tampoco son todo ventajas. Dividir el agua en hidrógeno y oxígeno consume mucho más energía de la que se puede aprovechar.

Sin embargo, BMW considera que la celda de combustible de hidrógeno es una adición importante a la gama de vehículos con propulsión electrificada. Las fortalezas de la celda de combustible residen precisamente en segmentos de vehículos que ofrecen una gran cantidad de espacio y, a menudo, se utilizan en rutas de larga distancia.

Fuente: BMW

Galería de fotos:

Ver galeria (13 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta