Uno puede pensar que las empresas automovilísticas son dinosaurios anclados en un tiempo que nunca volverá. Nada más lejos de la realidad. Son vitales en la investigación y desarrollo de tecnología y aqui te traemos en ejemplo de BMW. La empresa bávara es propietaria de una compañía de capital riesgo,  BMW i Ventures, que acaba de invertir en Prometheus Fuels.

¿Y a qué se dedica Prometheus Fuels? Pues con sede en Silicon Valley, hace algo tan fascinante como desarrollar tecnologías para extraer CO2 de la atmósfera y procesarlo para crear gasolina neutral en carbono. La inyección de capital de BMW les ayudará a preparar el lanzamiento minorista, ya a fines de 2020.

La idea es obra de Rob McGinnis doctorado en ingeniería de Yale que en 2019 fundó esta empresa para capturar CO2 del aire y procesarlo en gasolina, diesel y combustibles para aviones. De funcionar, los vehículos existentes podrían seguir funcionando, pues los procesos que emplean en la transformación son neutrales en carbono, al alimentarse de energía solar y eólica.

Utilizando sus tecnologías patentadas de captura, síntesis y separación de combustible, la compañía dice que puede crear un combustible molecularmente idéntico a la gasolina a base de petróleo.

Como la base es CO2 capturado, el combustible que puede crear Prometheus no agrega CO2 neto a la atmósfera por las emisiones del tubo de escape. Y evita la extracción de petróleo y gas natural que de otro modo serían necesarios para crear la misma cantidad de gasolina.

A diferencia de otros combustibles sostenibles que requieren modificaciones del vehículo, la gasolina de Prometheus se ha diseñado para funcionar sin problemas con los motores de combustión interna existentes, lo que permite a los compradores elegirla, llenar su depósito y circular. En un principio esperan ponerle un precio idéntico al de la gasolina tradicional antes de bajarlo el precio con el tiempo, por lo que no se penalizará elegir una opción más sostenible.

«La capacidad de crear gasolina a partir del aire, a un costo competitivo con los combustibles fósiles, cambia las reglas del juego», indica Greg Smithies, socio de BMW i Ventures. «Un automóvil permanece en la carretera durante más de ocho años, lo que significa que incluso si el mundo entero se pusiera a comprar automóviles 100 % eléctricos mañana, costaría casi una década sacar de circulación a los motores de combustión. Al crear una gasolina neutra a partir de CO2 capturado del aire el impacto climático de los motores de combustión actuales se reduciría de manera radical inmediatamente».

Prometheus estima que si todos los combustibles hechos de petróleo y gas fueran reemplazados por combustible de carbono cero neto, el mundo vería una reducción de 10 gigatoneladas en las emisiones de CO2 por año, aproximadamente el 25 % de las emisiones globales.

«La inversión de BMW i Ventures ( de 12,5 millones de euros) nos ayudará a acelerar nuestros esfuerzos para llevar nuestro combustible al mercado», indica McGinnis. La idea es comenzar a vender su combustible en las estaciones de servicio de California a finales de este año, expandiéndose a otros mercados estadounidenses e internacionales en 2021. Otras vías de trabajo de la empresa incluyen tecnologías relacionadas con la eliminación y captura de CO2.

Fuentes: BMW, Prometheus

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta