El nuevo BMW X5 ya está listo para su llegada al mercado. La cuarta generación del SUV se asienta sobre la plataforma CLAR y se espera que rebaje su peso y consiga un comportamiento dinámico mejorado. Y como viene siendo costumbre en la marca bávara, recibe las M Performance Parts. Los usuarios que lo deseen podrán darle un aspecto más radical al modelo con esta serie de accesorios deportivos.

El exterior del X5 puede estar potenciado por una serie de piezas de fibra de carbono que ocupan algunos lugares de la carrocería como es el caso de las tomas de aire y aletas delanteras, espejos retrovisores, parte inferior de las puertas o difusor trasero. Tampoco pasan desapercibidas las llantas de hasta 22 pulgadas (las hay de 20 pulgadas con neumáticos todoterreno), que pueden ir acompañadas por un sistema de frenos M Performance con pinzas en color rojo que mejoran el rendimiento.

En el interior del vehículo también aparecen algunas molduras en carbono, incluyendo las del volante M Performance forrado en Alcántara por los laterales y con un ribete rojo en la parte superior. Otros elementos del habitáculo que son novedad son los pedales de acero inoxidables o alfombrillas específicas. Otro accesorio que puede montar el BMW X5 M Performance Parts son unos proyectores con el logo ‘M’ en las puertas.

Aunque como equipamiento diferenciador cabe destacar el M Performance Drive Analyser, un sistema que permite descargar los datos del vehículo para poder analizar la conducción con el objetivo de mejorar. Esta serie de accesorios podrán ser montados en todas las versiones de la gama, que de momento está huérfana de un verdadero deportivo. Se puede escoger entre el xDrive40i de 340 CV, el xDrive30d de 265 CV o el M50d con 400 CV. También habrá un híbrido enchufable en su gama, el xDrive45e iPerformance.

Fuente: BMW

Galería de fotos:

Ver galeria (11 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta