Las tecnologías recientes han hecho posible todo tipo de experiencias virtuales diferentes que antes eran casi impensables, y la industria automotriz está aprovechando al máximo. Caso en cuestión: Cadillac anunció recientemente el lanzamiento del servicio Cadillac Live en Estados Unidos, una experiencia inmersiva y totalmente digital de compra virtual de coches.

Cadillac Live, que se describe como “parte personal con el el cliente y parte sala de exposición digital interactiva”, conecta a los compradores con un representante de ventas de la marca a través del sitio web del fabricante. El comercial está en un estudio y está equipado con un iPhone X, un gimbal (estabilizador de imagen) Osmo y auriculares bluetooth, que proporcionan audio bidireccional y vídeo en vivo con el cliente en el otro extremo de la pantalla.

Luego, el comercial de ventas puede ofrecer al cliente un recorrido virtual por el concesionario de Cadillac Live, mostrándole los nuevos automóviles de la casa estadounidense y sus diversas características. También pueden responder a cualquier pregunta que te pueda surgir en tiempo real y mostrar las diferentes opciones de color y acabado exterior e interior en cualquiera de los coches disponibles en el showroom gracias a la interfaz digital del servicio.

Todos los agentes comerciales son actores capacitados. Pero, antes de comenzar a poner los ojos como Joaquin Phoenix, has de saber que el entrenamiento de Cadillac Live es más profundo que el del vendedor de coches tradicional. Además de recibir instrucciones de la fábrica, los empleados de este servicio han pasado tiempo compitiendo con todos los modelos de su división Motorsport, donde se quema goma y el rugido de los motores V8 pone los pelos de punta.

Para mayor nivel de confort, donde hay más de un tomador de decisiones en el hogar, un cliente puede invitar a un socio a unirse a una sesión en vivo. Los especialistas en productos en directo se pueden reservar con anticipación para sesiones fuera de horario, para una flexibilidad aún mayor. Imagina: es como ir al concesionario con el amigo que sabe de coches para comentar todo, pero sin tener que moverte siquiera del sofá de tu casa.

Los datos de Google muestran que el doble de personas ahora comienza su proceso de compra de forma online en comparación con el concesionario, según Cadillac, y la mayoría de ellos creen que es importante recibir asesoramiento de expertos para nuevos productos o servicios. El 71 % de los clientes cambiaron a un producto de la competencia después de encontrar su proceso de selección más fácil, por lo que Cadillac Live puede mejorar enormemente este aspecto.

El objetivo de Cadillac Live es proporcionar a los clientes de automóviles de lujo la experiencia completa de tener el concesionario en casa, sin necesidad de que pongan un pie en el sitio físico. El servicio está disponible durante 24 horas los siete días de la semana, tanto para ordenadores de sobremesa como portátiles y dispositivos móviles compatibles. Ello permite a los potenciales clientes de la marca explorar un total de 10 modelos Cadillac diferentes.

“Los consumidores de productos de lujo buscan una experiencia de compra personalizada, ya sea en línea o en persona”, dijo la directora de marketing de la firma estadounidense, Melissa Grady. “Cadillac Live ofrece un alto grado de servicio personal, con comodidades que ahorran tiempo y un horario extendido, lo que refleja los hábitos de compra en evolución de hoy y las expectativas de nuestros clientes”, concluyó.

Sin embargo, ten en cuenta lo que no es una opción: no puedes comprar un coche a través del servicio Cadillac Live. A diferencia de Tesla, Polestar y otros recién llegados que pueden completar transacciones en línea, en Cadillac aún es necesario visitar un concesionario y lidiar con márgenes arbitrarios, costes ocultos y la presión de los comerciales. Aun así, proporciona a la marca una cierta ventaja sobre sus rivales a la hora de ayudar en la elección de un coche.

Fuente: Cadillac
Galería de fotos:

Ver galeria (6 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta