Logo de Noticias Coches
audi_tt_rs_01
Gonzalo Yllera

Caja de cambios S-tronic para el Audi TT RS

¿Qué mejor complemento podría existir para el fantástico motor de 340 CV del Audi TT, en combinación con la tracción integral permanente quattro? Creo que la respuesta está clara: el cambio S-tronic de doble embrague y siete marchas. Era el único “pero” que se le podía poner a este excelente deportivo fabricado por quattro GmbH (la filial de Audi dedicada a realizar las versiones más especiales).

Y no es que con el magnífico cambio manual de seis velocidades fuese mal (al contrario), sino que con este complemento se consigue un nivel de perfección y disfrute al volante que muy pocos deportivos del mercado pueden alcanzar por el precio del Audi TT RS.

El trabajo no ha sido sencillo, pues era necesario que la nueva transmisión fuese capaz de soportar las cifras de potencia (recordemos, nada menos que 340 CV) y sobre todo de par motor (450 Nm) que es capaz de entregar el cinco cilindros turboalimentado y con inyección directa de gasolina FSI de la firma de Ingolstadt.

Recordemos que la arquitectura de este motor es heredera de un motor legendario, ya que propulsaba a los míticos Audi quattro en la década de los ochenta. Estos modelos consiguieron grandes éxitos tanto en los mercados como en la competición. Sus versiones más potentes llegaron a alcanzar potencias muy elevadas (por ejemplo los 476 CV de la versión destinada a competir en el Campeonato del Mundo de Rallies, o los más de 600 CV de la unidad del Audi Sport quattro S1, con el que Walter Röhrl ganó la mítica Pikes Peak en el año 1987).

Con esta nueva caja de cambios todo son satisfacciones. Y es que, a cambio de un muy ligero incremento de peso (estimado en unos escasos 25 kg respecto a las versiones con cambio manual) se mejoran todas las mediciones. Por ejemplo, el TT RS Coupé es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en apenas 4,3 segundos (4,4 en el TT RS Roadster), lo que supone nada menos que 3 décimas de ventaja con respecto a la versión equipada con el cambio manual.

Audi TT RS

También significa una importante rebaja en los consumos. El Coupé equipado con este cambio tiene un consumo medio ponderado de 8,5 l/100 km (8,6 l/100 km en el Roadster), lo que supone entre 0,7 y 0,9 l/100 km menos que la versión de cambio manual.

Y si la reducción en los consumos se ha dejado notar, también lo han hecho en la misma medida las emisiones de CO2, con 197 gr/km en la versión Coupé y 199 gr/km en el Roadster. Lo que a la vez redunda en el precio final. ¿Y cómo es esto? Pues la respuesta es sencilla: al situarse por debajo de los 200 gr/km, ambas versiones tributan un 9,75% de impuesto de matriculación, en lugar del 14,75% de las variantes con cambio manual. Como vemos todo son ventajas.

Por añadidura, la velocidad máxima está autolimitada electrónicamente a 250 km/h, pero no obstante se puede solicitar una ampliación hasta los 280 km/h.

El resto de características se mantienen invariables con respecto a las versiones con transmisión manual. El único equipamiento adicional que se puede añadir es un nuevo color de carrocería, denominado negro pantera con efecto cristal y los retrovisores exteriores con acabado en carbono.

Los precios serán los siguientes:

  • Audi
  • Audi TT
  • deportivo
  • transmisión