Si hay una marca que destaque por equipamiento extravagante, esa es Bentley. A través de su departamento de personalización, Mulliner, hemos visto revestimientos de piedra o accesorios para la caza, la pesca o la cetrería. Hoy nos sorprenden con un nuevo elemento, bastante más útil que lo anterior, pero igual de sorprendente. Se trata de una caja fuerte que se abre con la huella dactilar del propietario.

Se trata de un elemento que pretende dar una mayor tranquilidad a los clientes y que no pierde la excelencia en el diseño. Se integra en la parte baja de la consola central como si fuera cualquier otro hueco portaobjetos. Sin embargo, recibe una estructura de aluminio y esa apertura biométrica que solo cederá ante las huellas de la persona indicada. El espacio disponible es suficiente para albergar objetos no demasiado voluminosos.

Dentro de esta caja fuerte hay dos tomas USB y una AUX, para que se mantenga el alto nivel de conectividad siendo compatible con Apple CarPlay. Aunque también hay que decir que no tiene mucho sentido tener el smartphone en una caja fuerte mientras se conduce. Otra ventaja que tiene esta peculiar caja fuerte es que podrá ser configurada para que reconozca varias huellas dactilares y que pueda abrirla cualquier miembro de la familia.

La historia de Mulliner se remonta varios siglos atrás, aunque su primera colaboración con Bentley data de 1923, solamente cuatro años después de que la firma de Crewe fuera fundada. Comenzó con un mítico Bentley 3 Litre, el deportivo biplaza con el que ganarían popularidad. Más adelante, en 1953 hicieron el R Type Continental, que inspiraría a los actuales. Ya en el año 1959 Mulliner pasó a formar parte de Bentley y su tradición continúa hoy en día

Fuente: Bentley

Galería de fotos:

Ver galeria (6 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta