La transmisión automática cambió las reglas del juego. Ya no se necesitaban tres pedales y los conductores podían relajarse. Pero tenía muchos defectos: era ineficiente, los cambios eran lentos y, a menudo, bruscos, además de ser más grandes y pesadas que sus equivalentes manuales. ZF introdujo en 2002 la primera transmisión automática de seis velocidades en coche de producción, el BMW Serie 7 de 2002, y a finales de década presentó una de ocho relaciones, bautizada como ZF 8HP.

Antes de nada, conviene explicar en poca palabras cómo funciona esta transmisión. La mayoría de los sistemas se centran en mejorar las relaciones del cambio para que sean más eficaces en la transferencia de potencia del motor a las ruedas. La caja de cambios ZF de ocho velocidades adoptó un enfoque diferente. En lugar de aumentar el abanico operativo como hizo Volkswagen con su DSG, la compañía decidió enfocarse en minimizar el consumo reduciendo el peso y aumentando la flexibilidad diseñándola para que fuese compatible con una amplia gama de vehículos.

¿Qué fabricantes utilizan la transmisión ZF de ocho velocidades? Si has comprado un coche de posicionamiento premium en los últimos años, es muy probable que venga equipado con una caja de cambios ZF; sus transmisiones han sido particularmente populares en muchos sedanes de lujo y deportivos. Fabricantes como Aston Martin, Chevrolet, BMW, Alfa Romeo, Dodge, Ford, Maserati o Toyota confían en esta transmisión para sus modelos. Nunca pensarías que hay algo en común entre un Volkswagen y un Rolls Royce, pero ambos emplean las cajas de ZF.

Presentada por primera vez en 2008 con el BMW Serie 7 (F01), la caja de cambios de ocho velocidades de ZF ha llegado a ocupar los túneles de transmisión de innumerables coches nuevos, desde grandes camionetas estadounidenses hasta compactos y gran turismos de lujo. En algunos casos, incluso ha llegado a reemplazar a alguna que otra transmisión de doble embrague, como en el caso del último BMW M5. De acuerdo con Car and Driver, ZF vendió 3,5 millones de unidades solo en 2017, por lo que se puede decir que es la caja de cambios más exitosa actualmente a la venta.

La transmisión ZF 8HP tiene una reputación abrumadoramente positiva dentro de la industria del motor. Su diseño puede acomodar un par de salida desde tan solo 300 Nm hasta 1.000 Nm. El convertidor de par incluso se puede cambiar por un motor eléctrico, creando una opción híbrida que seguirá transportando una potencia significativa. Es compatible con prácticamente todos los vehículos de tracción trasera y puede funcionar con la mayoría de los sistemas de tracción total, algo especialmente útil dentro de algunas marcas que rehúyen de la propulsión.

Una de las mayores bondades de la transmisión ZF de ocho relaciones es que se puede integrar fácilmente en casi todos los vehículos, sin importar si es un modelo nuevo o antiguo. Las funciones hidráulicas dentro de la caja de cambios incluso permiten que sea adecuada para configuraciones de Start/Stop, lo que permite que los vehículos aumenten enormemente su eficiencia de combustible. El ingenioso diseño técnico también permite variaciones de velocidad, como pasar de tercera a sexta marcha sin mayor problema que una caja de doble embrague.

Como dice Jason Fenske, del canal de YouTube Engineering Explained, la transmisión ZF de ocho velocidades ha sido diseñada para cumplir muchas funciones diferentes en un solo paquete que, además, resulta compacto y ligero dentro de los estándares actuales. Puede ser silenciosa y de buen comportamiento como podrías esperar en una berlina de alto standing como un Jaguar XF, o tremendamente sensible a las variaciones de gas ejercidas sobre el pedal del acelerador como ya nos demostró en su día el renovado Toyota Supra.

Fuente: Road & Track

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta