Uno de los mayores miedos que aparecen con los coches eléctricos es el de quedarse sin batería durante la marcha. Si bien es cierto que las autonomías van mejorando y que la infraestructura de recarga también debería crecer, esa «range anxiety», esa ansiedad a quedarse tirados, sigue estando presente. Ya hemos visto soluciones tan variopintas como un remolque extensor de autonomía y ahora vemos un cargador portátil para que los eléctricos no pasen apuros.

Se trata de una creación de la empresa americana Blink Charging, especialista en todo tipo de cargadores para vehículos eléctricos. Su último lanzamiento se trata de esta estación de carga móvil, un sistema que no necesita estar anclado a una pared ni a la corriente como cualquier otro Wallbox. Lo bueno de este sistema es que puede ser llevado en el propio coche para ser utilizado y ganar un poco de autonomía en caso de emergencia.

Eso sí, transportarlo no es tarea sencilla, pues este cargador portátil de Blink es un aparato de 160 kg de peso. ¿El motivo? Que cuenta con un tanque de 41,2 litros de gasolina que es la encargada de producir la electricidad. Al fin y al cabo se trata de un generador adaptado para cargar vehículos eléctricos, siendo compatible con cualquier tipo. En todo caso, es una solución para momentos puntuales y la empresa lo diseñó inicialmente para asistencia en carretera más que para particulares.

El cargador portátil de Blink ofrece una carga de 240 V en corriente alterna, con una capacidad de hasta 9,6 kW. A esta velocidad de carga, el coche podría aumentar su autonomía alrededor de 1,6 kilómetros por minuto, lo que le permitiría llegar a la estación de carga más cercana. El punto positivo es que no necesita ningún tipo de instalación y que puede ser usado por coches de todas las marcas. Todavía no se ha sido el precio de este cargador, pero algunas fuentes apuntan a que podría rondar los 6.000 euros.

Fuente: Blink

1 COMENTARIO

Deja una respuesta