Logo de Noticias Coches
cable-refrigerado-Universidad-Purdue-Ford
Luis Ramos Penabad

Este cable busca cargar coches eléctricos en menos de cinco minutos

La movilidad eléctrica sigue con algunos desafíos importantes para poder ser mayoritaria algún día. Si bien hay cada vez más oferta de coches eléctricos ya están cada vez más a la par en precio con alternativas equivalentes de motor de combustión, sigue habiendo impedimentos para su uso sin sobresaltos. Y este avance de la Universidad de Purdue, apoyado por Ford, podría resolverlos.

La velocidad de carga depende de la potencia del cargador. Leemos abundantes noticias sobre la máxima capacidad de carga que admiten las baterías en corriente continua y cargadores cada vez más veloces, pero sigue habiendo un problema: además de las celdas, también los cables de carga se calientan y eso acaba frenando las velocidades de carga.

Con tiempos de recarga más bajas los inconvenientes actuales y futuros de los coches ele´ctricos se diluyen. Y los investigadores de la Universidad de Purdue aseguran que en dos años podríasn tener listo un cable capaz de cargar un coche eléctrico en cinco minutos, un tiempo equiparable al que emplea un vehículo de combustión en una estación de servicio.

El cable ideado por esta universidad de Indiana (EE.UU.) está refrigerado, una solución ya vista antes en innovaciones de Tesla o Porsche. Eso sí, además de líquido para este menester emplea vapor, lo que permite enfriar 10 veces más el cable. Esto permitiría una mayor intensidad de energía, lo que permitiría una carga hasta 4,6 veces más rápida.

Los estudios de este grupo de investigadores universitarios han demostrado en el laboratorio que su cable podría soportar corrientes de hasta 2.400 amperios. Eso sipera los 1.400 que calculan que serían necesarios para reducir los tiempos de carga de coches eléctricos a 5 minutos.

Tardaremos en verlos en la calles. Y es que no se cuenta, hoy en día, con cargadores capaces de trabajar a esa intensidad. La mayoría entregan un máximo de 150 amperios y los más avanzados no pasan de los 520. Pero, desde luego, es un paso má en la dirección correcta.

Matt Stover, director del área de carga y servicios de energía en Ford, indica que «Estas investigaciones tienen el potencial de hacer que la compra de un vehículo eléctrico y las flotas comerciales eléctricas sean más atrayentes y accesibles». Además, este método de refrigeración iría mucho más allá de los coches eléctricos, pues tambi´én puede aplicarse en las industrias aeronáutica o la aeroespacial, por su capacidad para refrigerar aviones o cohetes.

Fuente: Ford

  • innovación
  • recarga