El carsharing se está convirtiendo en el modelo de movilidad preferido por los habitantes de Madrid y cada vez cuenta con más usuarios y empresas que ofrecen este tipo de alquiler. Hace unas semanas conocíamos la noticia de que el tercer servicio de carsharing lanzado por Renault y Ferrovial, Zity, comenzaba a hacer sus pruebas por las calles de Madrid y próximamente 500 unidades del Renault Zoe 40 podrán ser utilizadas por los usuarios que tan solo tienen que darse de alta desde su aplicación móvil.

Zity se une así a las compañías de Car2go y Emov, quienes suman más de 1.000 vehículos que dan servicio a gente de todas las edades que tan solo tienen que descargar su aplicación. Car2go cumplió el mes pasado dos años en Madrid y cuenta con más de 180.000 usuarios que pagan un precio de 0,21 céntimos por minuto, mientras que Emov alcanza los 150.000 en tan solo un año de vida en la capital y cuesta 0,24 céntimos/minuto. Ambas compañías no temen que se produzca una guerra de precios con la llegada de nuevos coches de alquiler a las calles.

La única diferencia entre las compañías es que Emov y sus Citroën C-Zero de cuatro plazas, cubren un mayor ámbito de actuación. Mientras que Car2go se limita al perímetro definido por la M30 con modelos Smart biplazas, Emov excede los límites de la circunvalación madrileña.

Zity, el nuevo servicio de Renault y Ferrovial llega con más autonomía

Por su parte,Zity, se diferencia de las compañías que ya están operando en la ciudad,al conseguir una autonomía de alrededor de 400 kilómetros, lo que reduce el número de recargas.

Orazio Corva, director de Car2go Madrid, ha dejado claro en el Festival Inspirational 2017 que el futuro de los coches está cambiando “en 2030 los vehículos serán autónomos y compartidos”.

A este servicio de coches de alquiler por minuto se suman BiciMAD, con bicis eléctricas, y Muving o eCooltra con motos.

Cambio de mentalidad de los conductores

Con tantas opciones, surgen dudas como ¿hay espacio para todos? Unas declaraciones recuentes del Ayuntamiento de Madrid dejaban claro que no hay saturación y que otros operadores ya han mostrado su interés en desarrollar este servicio. Según un estudio de la consultora Deloitte, el crecimiento de este servicio alcanzará cotas del 32 % anuales durante 2020.

No va a haber saturación… Esperamos que vayamos a un escenario en el que se vayan retirando coches en propiedad de las calles de Madrid”, declaró Paz Valiente, coordinadora general de Medio Ambiente, Sostenibilidad y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid.

La Asociación Española de Car-Sharing (AEC), lucha por difundir el uso de este servicio para mejorar la movilidad pero de momento la utilización del vehículo privado es muy baja y tan solo empresas como Emov o Car2go sacan rentabilidad. En el mundo, sumando las empresas de coches de alquiler y de carsharing por minuto, hay hasta dos millones de usuarios en más de mil ciudades diferentes. Alemania y EEUU son los líderes de este tipo de movilidad. Fuera de nuestro país, el carsharing se ha incorporado bajo la marca DriveNow, creada por BMW,en las principales ciudades de Alemania y también en Bruselas, Copenhague, Estocolmo, Londres, Viena y Milán.

Según la AEC, cada conductor podría ahorrar en nuestro país hasta 2.300 euros al año con el uso de automóviles compartidos. Para personas que realizan menos de 15.000 kilómetros al año, la opción del carsharing les haría ahorrar más de dos mil euros.

Además, el 27,8 % del total de emisiones de gases de efecto invernadero son provocadas por el transporte por lo que el uso del vehículo compartido, especialmente eléctrico, es clave para reducir la contaminación.

“La combinación de los diferentes medios de transporte tiene que trabajar por una ciudad mejor, ya que en un futuro los que tengan coches altamente contaminantes no podrán conducir por las ciudades. En este sentido las diferentes apps y la tecnología ayudan al ciudadano a elegir la mejor de las opciones”, explicaba el presidente de AECar-Sharing, Pau Noy.

En los próximos meses se han rumoreado que SEAT pueda lanzar su propio servicio y BMW traiga DriveNow a nuestro país. Lo que está claro es que está cambiando la forma de movernos, sobre todo en la ciudad, para dar paso a un futuro menos contaminado y con coches compartidos.

Fuente – Newspress

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta