Desde hace ya algunas décadas, el automóvil es uno de los productos comerciales de mayor éxito en todo el planeta. En los países occidentales, el éxito es tan rotundo que, por normal general, hay más coches que habitantes, y es que a pesar del intento de las autoridades para concienciar sobre el uso del transporte público, los ciudadanos prefieren, en una gran mayoría, desplazarse por su propia cuenta.

La versatilidad de la industria automotriz ha hecho posible la firma de acuerdos comerciales con muy diferentes sectores, que en un principio tenían poco o nada que ver con el gremio de las cuatro ruedas. En ocasiones, los lazos comerciales van más allá de la legalidad vigente y es que, para ganar, algunos están dispuestos a traspasar cualquier límite legal y ético.

La policía de la ciudad de Kuala Lumpur, en Malasia, ha clausurado un negocio de lavado de coches que ofrecía a sus clientes sexo gratuito como premio a su fidelidad. Según fuentes oficiales, el establecimiento había llegado a un acuerdo con un salón de masajes eróticos, por el cual, los usuarios que hacían uso del lavadero un total de 10 veces, eran recompensados con un servicio de “masaje” gratuito.

La policía descubrió lo sucedido en una operación rutinaria, tras encontrar varias tarjetas de fidelidad en las guanteras de los vehículos. En declaraciones al rotativo Usa Today, los agentes aseguran que el éxito de la promoción era tal que algunos clientes lavaban el coche diez veces seguidas, para así tener acceso inmediato a la recompensa, o lo que es lo mismo, estaban dispuesto a desembolsar entre 30 y 45 euros de una sola tacada para disfrutar de la compañía femenina.

Las trabajadores del salón de masajes, nueve mujeres vietnamitas de edades comprendidas entre los 18 y 28 años, han sido arrestadas por permanecer en Malasia en situación irregular.

Fuente: USA Today

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta