Las 500 Millas de Indianápolis, también conocida coloquialmente como Indy 500 es una de las carreras de resistencia más famosas de Estados Unidos. Se celebra en el mítico circuito Indianápolis Motor Speedway desde 1911, habiendo sobrepasado ya el siglo de historia. Aunque todas las miradas se centren en los coches de competición, el ‘pace car’ o coche de seguridad también se lleva algunas miradas. Y este año será el Chevrolet Corvette ZR1.

La historia de Chevrolet con los ‘pace car’ de la Indy 500 es bastante reconocible. El primero en ocupar ese lugar fue un Fleetmaster Six descapotable en 1948 y desde entonces lo ha hecho 29 veces. El modelo preferido para realizar esta tarea siempre ha sido el Corvette, pues ha aparecido 15 veces desde 1978. Por este motivo no podía faltar la última versión del deportivo, la más potente y rápida que hayan hecho nunca.

El Chevrolet Corvette ZR1 que estará en Indianápolis lleva el motor LT5, un V8 de 6.2 litros sobrealimentado por compresor que desarrolla nada menos que 765 CV y 969 Nm de par. En esta ocasión va ligado a la transmisión automática de ocho relaciones y gracias a ello acelera de 0 a 100 km/h en menos de 3 segundos y alcanza una velocidad máxima de 341 km/h, cifras suficientes para ejercer de coche de seguridad en esta prueba.

Además el ZR1 Pace Car lleva una decoración específica, con un sistema de luces estroboscópicas para poder ser visto en el circuito. Incluye el paquete ZTK Performance Package con un alerón de fibra de carbono ajustable, los neumáticos Michelin Pilot Sport Cup 2 o una suspensión de alto rendimiento. Los frenos son los Brembo Carbon Ceramic y además cuenta con un sistema para grabar imágenes y los datos del rendimiento del vehículo.

De esta forma se reafirma la leyenda de la marca americana en esta icónica competición. Para hacernos a la idea, el cofundador de la la compañía, Louis Chevrolet corrió en los primeros años junto a sus hermanos. De hecho, Gaston Chevrolet la ganó en 1920. Un siglo después, tratará de conseguir su séptimo campeonato de constructores de manera consecutiva. Para comprobarlo tendremos que esperar al domingo 27 de mayo, cuando tiene lugar la Indy 500 2018.

Fuente: Chevrolet

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta