Ya habiamos hablado de que, con las medidas de distanciamiento que han impuesto los gobiernos en casi todo el Planeta los coches autónomos cobraban más sentido. Obviamente, no se trata de una tecnología madura que pueda ser útil durante esta pandemia a escala global… pero sí hay ejemplos de posibles usos en esta crisis del COVID-19.

Viajamos (virtualmente) hasta Estados Unidos, concretamente a Florida, donde la Clínica Mayo emplea lanzaderas autónomas para mover las pruebas COVID-19 desde el punto de toma de muestras (desde el coche, algo que apuntamos al inicio de la pandemia que podía funcionar y se lleva a cabo en algunos puntos de España), hasta un laboratorio para su análisis. Todo sin un humano a bordo.

La Clínica Mayo se ha asociado con la Autoridad de Transporte de Jacksonville y dos empresas con vehículos autónomos Beep y Nayva. El 30 de marzo, cuatro transbordadores autónomos comenzaron a dar servicio a una ruta entre un sitio de pruebas de manejo y un laboratorio de procesamiento en el campus de Mayo Clinic.

Una vez que se realiza la prueba, los trabajadores cargan las muestras en un contenedor seguro y las colocan en el transbordador autónomo, que luego avanza (por una ruta libre de peatones, tráfico y personal). Aunque no hay conductor –lo que evita contagios– es escoltado por otro vehículo que lo sigue a una distancia segura. Los transbordadores también se controlan desde un puesto de mando central para asegurarse de que todo funcione sin problemas.

No cabe duda de que, por ahora, este método no es más eficiente que tener un conductor humano llevando las muestras. Pero en un momento en que desde los restaurantes que ofrecen opciones de entrega sin contacto hasta los ciudadanos que apenas salen de sus domicilios, explora formas de romper las cadenas de infección, es interesnte conocer otro modo de mantener seguros a los humanos.

«La inteligencia artificial nos permite proteger al personal de la exposición al virus mediante y libera tiempo del personal, que puede dedicarse al tratamiento directo y la atención de los pacientes», dice Kent Thielen, CEO de Mayo Clinic en Florida. Puedes ver que cómo este transporte autónomo completa su viaje en el siguiente vídeo:

Fuente: Mayo Clinic

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta