Los “coches zombies” suponen una creciente preocupación para la DGT. Y no, no tienen nada que ver con los muertos que vuelven a la vida, a pesar de la jocosa imagen de cabecera. Esa denominación ha sido elegida para describir a esos vehículos que son dados de baja temporalmente y que la Dirección General de Tráfico sospecha que luego son utilizados para otros fines. La similitud con los zombies viene por esa posibilidad de que el coche pueda estar circulando a pesar de que se le daba por muerto.

Cada año se dan de baja aproximadamente 700.000 vehículos en nuestro país según datos del Ministerio de Interior. El caso es que en 2004 las bajas temporales solamente representaban un 5 % del total, mientras que en la actualidad ya se ha alcanzado un 50 % de bajas temporales. Ese incremento tan acusado en los últimos 15 años es el que ha levantado las sospechas de la DGT, que piensa empezar a investigar el asunto de los “coches zombies” más a fondo.

Cuando se da de baja un vehículo de forma temporal, queda exento del pago del impuesto de circulación (IVTM), de la ITV o del seguro; lo normal para un coche que va a estar parado durante ese periodo de tiempo. El problema es cuando la realidad es otra y terminan siendo exportados a otros países para que puedan seguir circulando o cuando son desguazados de forma ilegal para vender sus piezas. Y eso también tiene connotaciones negativas para el medio ambiente

En estas situaciones de fraude que quiere evitar la DGT también se salta el obligatorio paso de la descontaminación del vehículo, que normalmente se realiza cuando se tramita la baja definitiva en un Centro Autorizado de Tratamiento (CAT). Así que a partir del mes de octubre, la DGT comenzará una campaña informativa en la que se informará a los usuarios que tengan un coche dado de baja temporalmente y advirtiendo de este tema de los “coches zombies”.

Fuente: DGT

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta