Si te hablan del último Porsche 911 GT3 RS probablemente aparezca inmediatamente en tu cabeza pintado en un llamativo tono verde, con el que fue presentado. Hay que tener claro desde el principio que el color con el que es lanzado un coche nuevo no es elegido por casualidad. Conocido como “color de comunicación”, pues será el que aparezca su estreno mundial, en las primeras campañas publicitarias y en las presentaciones de producto. En definitiva, una seña de identidad clave.

En el caso del 911 GT3 RS, el color recibe el nombre de ‘Lizard Green’ (se podría traducir como verde lagarto) y se trata de un tono de verde vivo con un toque de amarillo. Es una creación de Barbara Sika y Daniela Milošević, las diseñadoras de la marca que se encargan del desarrollo de la paleta de colores. Cuando se trata de un modelo de este calibre, es esencial que el color esté relacionado con el carácter del coche y resaltar sus cualidades.

Las dos especialistas tienen clara la importancia de las tendencias en su trabajo. Tienen que ser capaces de captar aquellos colores con potencial de cara a futuro, pues el nuevo tono se comienza a desarrollar años antes de su salida al mercado. Una de las razones son las pruebas de calidad, en las que se tiene que exponer la pintura a la intemperie en regiones desérticas durante 24 meses seguidos. También las exponen al agua salada y a productos de limpieza para ver su resistencia. En casos como el de este deportivo, además tiene que ser más resistente al impacto de piedras y otros desechos.

Para comenzar a elegir un “color de comunicación” se tiene que echar la vista atrás para descubrir la historia del modelo y los anteriores colores de comunicación. Se intenta que el nuevo tono no se parezca demasiado a los anteriores y que siga tendencias actuales. Luego empiezan las aplicaciones con pruebas de pinturas metálicas o con pigmentos nacarados. Llegados a ese punto es importante que el tono se pueda aplicar en otras partes, como en el interior, haciendo contraste con el cuero, la Alcántara o la fibra de carbono.

Normalmente no hay una fórmula mágica para comprobar si un color está de moda. Pero si que ha habido ciertos ciclos que se repiten en el mundo del automóvil. Un ejemplo es el del blanco, color muy popular en los 70, que cayó en el olvido hasta casi ni usarse con el cambio de siglo y que volvió a ser tendencia desde 2010. En el Porsche 911 GT3 RS se necesitaba un color extrovertido, algo similar a lo que se ha visto en algunos antecesores.

El anterior se presentó con el ‘Lava Orange’ y rápidamente se convirtió en uno de los tres tonos favoritos en la marca, teniendo gran repercusión en China. Y eso teniendo en cuenta que no siempre un “color de comunicación” es el más atractivo a nivel comercial. Solo el tiempo dirá si el ‘Lizard Green’ se convierte en referencia, lo que está claro es que ha cumplido con su función inicial. De esta forma se suma a una lista de colores históricos de Porsche como los ‘Signal Yellow’, ‘Star Ruby’, ‘Viper Green’ o ‘Tangerine’.

Fuente: Porsche

Galería de fotos:

Ver galeria (5 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta