Desde el 15 de febrero comienza a operar uno de los radares con mayor polémica de los últimos tiempos instalado en la capital.

El radar de tramo instalado por el Ayuntamiento de Madrid se encuentra ubicado entre los kilómetros 4 y 5,75 del Paseo de Extremadura, una de las principales arterias de entrada y salida de la zona centro. Pese a que el Ayuntamiento está persiguiendo implantar la velocidad máxima de 50 km/h, en esta vía la velocidad máxima se mantiene en 70 km/h.

El objetivo de este radar es “incrementar la seguridad tanto para peatones como para los conductores“. Pero pese a que el radar de tramo se encuentra ya operativo, se ha concedido un periodo de advertencias que durará hasta el 15 de abril. Durante este tiempo, el exceso de velocidad será objeto de una comunicación informativa en la que se recogerán las principales razones que han llevado a la instalación de este sistema así como el tipo de sanción, la cuantía de la supuesta multa y el número de puntos que supondría dicha infracción.

Será a partir del 16 de abril cuando el nuevo radar de tramo comience a operar como tal y se empiece a multar a los conductores que rebasen la velocidad límite.

Una de las principales razones por las que se ha llevado a cabo la instalación de este radar son los 333 accidentes registrados en este tramo de la A5 durante el curso pasado. De todos ellos, un total de 272 personas resultaron heridas y 3 de ellos fallecieron.

Pero otra importante razón por la que el Ayuntamiento de Madrid ha instalado esta medida de control es la reducción de niveles de ruido y de polución en esta zona.

Así que si eres usuario habitual de esta vía no olvides que te están controlando y que en menos de dos meses un exceso de velocidad te puede costar una importante multa económica.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta