Será en noviembre cuando entre en vigor la nueva Ordenanza de Movilidad Sostenible que promueve el Ayuntamiento de Madrid con el objetivo de mejorar el aire en la capital. Eso sí, las sanciones por infringrir las nuevas normas no se comenzará a sancionar hasta febrero de 2019.

La idea es que no se produzcan más escenarios de contaminación (a los que estamos acostumbrados en fechas sin viento o precipitaciones). El

Área de Acceso Restringido (AAR)

Este nuevo concepto sustituiría al actual de Área de Prioridad Residencia. A estas zona podrán acceder residentes y servicios, transporte de pasajeros (público, taxis, licencias VTC), bicicletas, motos en ciertos horarios… y los vehículos con la etiqueta ambiental “CERO” expedida por la Dirección General de Tráfico.

Hasta ahora el Área de Prioridad Residencial se limitaba a zonas muy concretas del centro (Ópera, Embajadores y el Barrio de las Letras). A partir de ahora se extiende y quedará delimitada por las calles de Alberto Aguilera, Carranza, Sagasta, Génova, Paseo de Recoletos, Paseo del Prado, Ronda de Atocha, Ronda de Valencia, Ronda de Toledo, Gran Vía de San Francisco, Calle Bailén, Plaza de España, calle Princesa y calle Serrano Jover. Ojo, que ahora los coches sin emisiones pueden acceder a las zonas antes retringidas únicamente a residentes.

Restricciones a los coches

Imagen que identificará los accesos a la AAR

Además de para definir cuánto pagas de aparcamiento, el etiquetado medioambiental comienza a imponerse como critero a la hora de permitir el paso a ciertas zonas (los residentes están exentos). Estaba dentro de lo previsto. Si eres de Madrid o acostumbras a visitarla en coche, esto te interesa:

  • Vehículos sin etiqueta medioambiental de la DGT: No podrán circular ni aparcar dentro del nuevo Área de Prioridad Residencial, es decir, en el centro de Madrid. Hablamos de coches de gasolina matriculados antes de enero del año 2000 y diésel matriculados antes de enero de 2006.
  • Etiqueta C y B: Sólo podrán acceder al centro para estacionar en un parking público o privado. Según el consistorio, se trata del 15% de los vehículos que circulan actualmente por el centro. Hablamos de los gasolina matriculados a partir del 2000 y diésel matriculados a partir del 2006 (C)  y gasolina matriculados a partir del 2006 y diésel matriculados a partir del 2014 (B).
  • Etiquetas ECO y Cero: Sin restricciones.

Habrá que ver cómo se localiza qué coches tienen el etiquetado adecuado, para lo cual se precisan soluciones técnicas… Y si no tienes aún tu pegatina (o la has perdido) aquí te contámos qué hacer.

 

¿Es una medida eficaz?

La mayoría de las ciudades europeas cuentan con LEZ (Low Emission Zone), zonas donde se restringe el acceso a los vehículos más contaminantes. Según datos de la Unión Europea, ya son 220 ciudades con áreas de este tipo. Estas son algunas de ellas:

Londres

Desde 2003 se cobra una tasa para acceder al Central London, un área de 7,5 km cuadrados. Se cobran 11,5 libras cada día para poder entrar, de lunes a viernes, de 07:00 a 18:00. Las multas por no abonar la Congestion Charge superan los 180 euros. Y ojo, que desde octubre de 2017 existe la T-Charge, que pagan los diésel y gasolina anteriores a 2006 (que no cumplen Euro 4) y a partir de 2019, también los diésel que no cumplan Euro 6.

París

Desde 2015 la capital francesa prohibe circular a camiones y buses de antes de 2011. Desde 2016, tampoco pueden circular en días laborables turismos anteriores a 1997 y las motos anteriores a 1999 (después se “salvaron” los coches históricos). Y tienen también pegatinas que engloban a los vehículos en seis categorías. Entre sus planes, prohibir el acceso de coches diésel en 2024 y gasolina en 2030.

 

Bruselas

Desde el 1 de enero de este año existe una LEZ que comprende toda la ciudad. Ya se prevé que a lo largo de 2018 prohíban el acceso a los diésel más antiguos (previos a 1997), extendiendo las restricciones poco a poco hasta 2025.

Berlín

La Umweltzone (Zona medioambiental) funciona desde junio de 2008 en el centro de la ciudad delimitado por una línea férrea circular. Y desde 2010 solamente pueden acceder a ella turismos, autobuses y camiones con pegatina verde (en el caso de los turismos, diésel posteriores a 2006 y gasolina desde 1993). Hay ciudades más estrictas que la capital, como Hamburgo, que se plantea eliminar los coches en 2034.

Roma

La capital italiana cuenta con una Zona de Trafico Limitato (ZTL) en todo el centro histórico. Salvo los residentes, para poder entrar en ella debes llevar un vehículo matriculado en el siglo XXI y pagar por un permiso anual. Hay otras limitaciones en el segundo y tercer anillo central y se prevé más restricciones a partir de 2024, con el diésel sn el punto de mira.

Fuentes: Ayuntamiento Madrid, Autofácil

 

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta