Cuanto más te sientas en el coche, más engordas. No parece una noticia muy llamativa, en realidad. El problema es cuando estos hábitos de mala alimentación, genética y vida sedentaria se multiplican en la sociedad y alcanzan proporciones epidémicas. Y eso es lo que temen en Estados Unidos.

Los investigadores de la Universidad de Illinois piensan que la cultura del coche que impera en su país puede acabar por destrozar la salud de los americanos. Por eso se han puesto a investigarlo y adivinad a quien han echado la culpa.

Después de analizar estadísticas nacionales entre 1985 y 2007, los investigadores han encontrado que el uso del coche (medido en millas anuales viajadas) se corresponde casi un 99% con las tasas de obesidad. Cuanto más tiempo pasan los americanos dentro de sus coches sin realizar ejercicio, más gordos están.

No sabemos si los datos pueden extrapolarse a España pero bueno, no abuses de estar sentado (en cualquier lugar, como puedes ver en esta infografía) para evitar problemas mayores. El estudio llega a una conclusión interesante: Si cada conductor en Estados Unidos recortase sus viajes en una milla diaria (1.609 metros), en seis años las tasas de obesidad se reducirían un 2,16% y se reduciría el número de obesos en Estados Unidos en unos 5 millones, según PhysOrg.

Parece complicado bajar a los americanos de sus coches. Incluso más que quitarle sus teléfonos móviles. Pero parece que se están moviendo, con iniciativas como “En bici al trabajo un día”. También se están aumentando las líneas de transporte público y hay más alternativas para fomentar el teletrabajo. Y todavía les queda un argunmento de peso, el patriorismo: Menos millas recorridas en coche supone gastar menos gasolina, menos petróleo… y reducir la dependencia energética del exterior.

Vía: Fast Company
Foto: Ultimatereef

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta