Después de Bridgestone, Michelin y Goodyear, la empresa alemana Continental se sitúa como el cuarto productor mundial de neumáticos y uno de los mayores proveedores de productos de automoción. Con el lanzamiento del ContiWinterContact TS830, Continental sigue manteniendo su liderazgo en neumáticos especiales para frío y lluvia. El nuevo producto de la firma ha sido elegido por Alemania, Austria y Suiza como la mejor cubierta por sus altas prestaciones en condiciones extremas.

Este liderazgo se hace extensible también a los neumáticos de verano. Las prestaciones observadas durante la frenada en los distintos modelos de verano de la marca, superaron notoriamente a las de sus competidores. De un total de 87 pruebas realizadas por diferentes revistas europeas especializadas, comparando todos los aspectos de la frenada, Continental quedó en primer lugar en 25 ocasiones. Los ensayos tuvieron lugar en 10 países europeos y se analizaron 14 parámetros diferentes en neumáticos de vehículos de gama media, de lujo, con tracción trasera, delantera y a las cuatro ruedas. Estos resultados, avalan la elevada calidad en materia de seguridad que ostentan los neumáticos de la firma.

Un compuesto de goma más blando y una cubierta más laminada, marcan la diferencia entre un neumático de invierno y uno de verano. Estas características que le confieren mayor adherencia sobre pavimento mojado, suelos helados o con nieve y firmes resbaladizos. Así mismo, las distancias de frenado se reducen notablemente: conduciendo con neumáticos de invierno a unos 50 km/h, la distancia de frenada puede reducirse hasta 30 metros respecto a los neumáticos de verano.

Los neumáticos de invierno ofrecen mayor seguridad en estaciones invernales y países fríos. Por ello, es recomendable cambiar las cubiertas de verano por unas de invierno y vigilar su mantenimiento, teniendo en cuenta que la profundidad del dibujo nunca debe estar por debajo de los 4 milímetros.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta