seat-fabrica-martorell-robots 2
Mario Nogales

¿Cómo está afectando la crisis de los microchips a la producción nacional de coches?

Por si fueran pocos los problemas que ha tenido que afrontar el sector de la automoción en el último año, ahora se junta otra cuestión importante. La crisis de los microchips, de la que ya hemos hablando anteriormente, es la escasez de semiconductores y otras materias primas que está viviendo la industria. Eso está causando una fuerte caída de la producción nacional de coches, algo preocupante teniendo en cuenta que es una de las actividades económicas que más aporta al PIB de nuestro país.

El mes de junio cerró con una producción de 172.696 coches, una cifra que está un 18,1 % por debajo de los registros de 2020. Y eso sin olvidar que el año pasado las fábricas tuvieron que parar por completo debido a la pandemia y que en este mes todavía se estaba intentando recuperar el ritmo de producción . Si es compara con el 2019, el último en el que se respiraba normalidad, la caída en la fabricación de coches alcanza un 33,8 %.

Y si nos vamos al acumulado en el primer semestre del año vemos un total de 1.205.577 coches fabricados, un incremento del 26,1 % respecto al año de la pandemia, pero todavía un 21,6 % por debajo del 2019. Como decíamos, la escasez de microchips es el motivo principal de la caída de la producción, obligando a las fábricas a tomar medidas especiales como la suspensión temporal de las líneas de producción. Además, todo apunta a que hasta el primer semestre de 2022 se mantendrá esta problemática.

Llama la atención que las mayores reducciones suceden en la producción de vehículos comerciales e industriales con una caída del 43,1 % en junio (posiblemente por la planta de PSA en Vigo), mientras que en turismos la bajada era del 11,1 %. Mientras tanto, las ventas siguen a la baja con una caída del 25,8 % respecto a 2019, mostrando una recuperación más lenta que en otros países europeos como Italia, Francia o Alemania.

Eso hace que las exportaciones caigan, con un descenso acumulado del 16,1 % respecto a 2019 y con una baja demanda por parte de los países europeos, que son los que más compran vehículos «made in Spain». Por suerte, hay otros mercados como el turco que ha experimentado un crecimiento del 55 %.

Fuente: ANFAC

  • Industria
  • materiales